Está aquí
Home > Anécdotas y Curiosidades > EL HUMILDE CASORIO DE MACRI EN TANDIL

EL HUMILDE CASORIO DE MACRI EN TANDIL

El próximo sábado el político y Juliana Awada sellarán su unión con una fiesta privada en La Carlota, una espectacular estancia ubicada en la localidad de Tandil. El jefe de Gobierno Porteño dará el sí, por tercera vez, el miércoles 16 de noviembre y junto a su actual pareja han decido que el festejo sea en el campo del tío materno del novio.

Relajados junto a sus seres queridos, en medio de un espacio lleno de verde, y con el sonido de los pájaros y el viento moviendo las copas de los árboles. A esta altura, a ocho días de su casamiento, Mauricio Macri y Juliana Awada les resta esperar sólo una cosa: que no llueva.

El sábado 20 de noviembre, la pareja realizará la ceremonia en La Carlota, una estancia ubicada en Tandil –ciudad de origen de Mauricio–, propiedad de Jorge Blanco Villegas, tío materno del jefe de Gobierno porteño.

Cuatro días antes, el 16 de noviembre, se llevará a cabo el Civil en el salón Puerto Salguero de Costanera Norte. Según pudo saber este diario, Juliana Awada se encargó de visitar el lugar para chequear cada detalle: desde la música hasta el menú que se servirá. Tanto en Costanera como en Tandil –dicen en el entorno de la pareja– la consigna será: “Poca ostentación y mucha diversión”.

La Carlota es una estancia sencilla, “pero muy cuidada e importante”, apunta una persona que la visitó en una oportunidad. “Como muchas de las estancias de la zona, tiene un parque de cedros bellísimo. Es un paraíso, el lugar para casarse que cualquier mujer soñaría”, detalla el testigo que pasó por el lugar.

“Se eligió este espacio, entre otras cosas, porque tiene un casco amplio y posee pista de aterrizaje de tierra”, explica a PERFIL un periodista de la ciudad de Tandil. Además, la estancia cuenta con un parque exclusivo para estacionamiento de autos, pileta y un jardín extenso.

Otra persona que ingresó a La Carlota, puntualiza: “El lugar es increíble. Cuando llegamos, nos equivocamos y, pensando que entrábamos a la casa del señor Villegas, golpeamos la puerta donde duermen los puesteros de la estancia. Esa casa era alucinante”.

Según pudo saber este diario, la estancia fue comprada por el padre de Jorge Blanco Villegas, quien hoy, además de este lugar, posee otras propiedades agropecuarias en la región, incluyendo una cabaña ganadera que es utilizada para la crianza de animales. “Jorge es conocido en Tandil pero no socialmente –relata un tandilense que tuvo trato con él. La gente lo respeta mucho. Colaboró en la construcción del hospital de niños de Tandil, que lleva el nombre de su padre, Doctor Debilio Blanco Villegas. Recientemente, Jorge estuvo involucrado en la construcción de un hospital psiquiátrico de tratamiento ambulatorio.

La idea del casamiento al estilo campo también se cuela en el menú. El catering, a cargo de EAT, estará pensado sobre la base de 150 kilogramos de carne que ya están reservados. Habrá un entrada con bandejas de bocaditos fríos, mollejitas, provoleta, choripanes y salchichas. Quince parrilleros serán los encargados de servir el plato principal, hecho en base de cortes como vacío, lomo, bife de chorizo y morcilla y acompañado por una variedad de ensaladas.Habrá postres con con toques regionales, entre los que se podrán degustar torta rogel, cremas heladas, frutas, como así también tarta de chocolate, de manzana y pera.

 

La espera. Por ahora, en la ciudad se vive con tranquilidad la boda de Mauricio y Juliana. Hasta ahora, el show que hoy da el Indio Solari viene siendo el tema que revoluciona a Tandil. Los diarios y revistas locales están expectantes, pero con poco interés. “Nos dijeron que habrá tanta seguridad y el hermetismo es tal que ni siquiera vamos a estar ahí presentes”, se sinceró el periodista de un diario. “Llegado el día, y ante la presencia de los medios nacionales, la gente estará más pendiente. En general, Macri todavía es visto como un personaje más ligado al mundo de la farándula que a lo político. La imagen de él acá es positiva”, dijo a este diario un tandilense. Antes de la fiesta, Juliana y su familia se hospedarán en la estancia Ave María –a ocho kilómetros de la ciudad– mientras que los Macri lo harán en los hoteles Libertador y Amaike, en el Valle Serrano. “Son los mejores lugares para hospedarse, pero no son superlujosos”, explica un operador turístico.

Deja un comentario

EL HUMILDE CASORIO DE MACRI EN TANDIL

El próximo sábado el político y Juliana Awada sellarán su unión con una fiesta privada en La Carlota, una espectacular estancia ubicada en la localidad de Tandil. El jefe de Gobierno Porteño dará el sí, por tercera vez, el miércoles 16 de noviembre y junto a su actual pareja han decido que el festejo sea en el campo del tío materno del novio.

Relajados junto a sus seres queridos, en medio de un espacio lleno de verde, y con el sonido de los pájaros y el viento moviendo las copas de los árboles. A esta altura, a ocho días de su casamiento, Mauricio Macri y Juliana Awada les resta esperar sólo una cosa: que no llueva.

El sábado 20 de noviembre, la pareja realizará la ceremonia en La Carlota, una estancia ubicada en Tandil –ciudad de origen de Mauricio–, propiedad de Jorge Blanco Villegas, tío materno del jefe de Gobierno porteño.

Cuatro días antes, el 16 de noviembre, se llevará a cabo el Civil en el salón Puerto Salguero de Costanera Norte. Según pudo saber este diario, Juliana Awada se encargó de visitar el lugar para chequear cada detalle: desde la música hasta el menú que se servirá. Tanto en Costanera como en Tandil –dicen en el entorno de la pareja– la consigna será: “Poca ostentación y mucha diversión”.

La Carlota es una estancia sencilla, “pero muy cuidada e importante”, apunta una persona que la visitó en una oportunidad. “Como muchas de las estancias de la zona, tiene un parque de cedros bellísimo. Es un paraíso, el lugar para casarse que cualquier mujer soñaría”, detalla el testigo que pasó por el lugar.

“Se eligió este espacio, entre otras cosas, porque tiene un casco amplio y posee pista de aterrizaje de tierra”, explica a PERFIL un periodista de la ciudad de Tandil. Además, la estancia cuenta con un parque exclusivo para estacionamiento de autos, pileta y un jardín extenso.

Otra persona que ingresó a La Carlota, puntualiza: “El lugar es increíble. Cuando llegamos, nos equivocamos y, pensando que entrábamos a la casa del señor Villegas, golpeamos la puerta donde duermen los puesteros de la estancia. Esa casa era alucinante”.

Según pudo saber este diario, la estancia fue comprada por el padre de Jorge Blanco Villegas, quien hoy, además de este lugar, posee otras propiedades agropecuarias en la región, incluyendo una cabaña ganadera que es utilizada para la crianza de animales. “Jorge es conocido en Tandil pero no socialmente –relata un tandilense que tuvo trato con él. La gente lo respeta mucho. Colaboró en la construcción del hospital de niños de Tandil, que lleva el nombre de su padre, Doctor Debilio Blanco Villegas. Recientemente, Jorge estuvo involucrado en la construcción de un hospital psiquiátrico de tratamiento ambulatorio.

La idea del casamiento al estilo campo también se cuela en el menú. El catering, a cargo de EAT, estará pensado sobre la base de 150 kilogramos de carne que ya están reservados. Habrá un entrada con bandejas de bocaditos fríos, mollejitas, provoleta, choripanes y salchichas. Quince parrilleros serán los encargados de servir el plato principal, hecho en base de cortes como vacío, lomo, bife de chorizo y morcilla y acompañado por una variedad de ensaladas.Habrá postres con con toques regionales, entre los que se podrán degustar torta rogel, cremas heladas, frutas, como así también tarta de chocolate, de manzana y pera.

 

La espera. Por ahora, en la ciudad se vive con tranquilidad la boda de Mauricio y Juliana. Hasta ahora, el show que hoy da el Indio Solari viene siendo el tema que revoluciona a Tandil. Los diarios y revistas locales están expectantes, pero con poco interés. “Nos dijeron que habrá tanta seguridad y el hermetismo es tal que ni siquiera vamos a estar ahí presentes”, se sinceró el periodista de un diario. “Llegado el día, y ante la presencia de los medios nacionales, la gente estará más pendiente. En general, Macri todavía es visto como un personaje más ligado al mundo de la farándula que a lo político. La imagen de él acá es positiva”, dijo a este diario un tandilense. Antes de la fiesta, Juliana y su familia se hospedarán en la estancia Ave María –a ocho kilómetros de la ciudad– mientras que los Macri lo harán en los hoteles Libertador y Amaike, en el Valle Serrano. “Son los mejores lugares para hospedarse, pero no son superlujosos”, explica un operador turístico.

Deja un comentario

Top