Está aquí
Home > Todo y Nada > CRIMENES SIN FINAL

CRIMENES SIN FINAL

(4 comentarios). Quinto cuento policíaco, ahora uno vinculado a la mafia china. ¿Continuará? Corresponde al concurso que está realizando Cosa de Serranos con los alumnos de la ESB Nº1, tercer año.

Una mañana de agosto nos llamaron a mi socio y a mí para investigar el asesinato de una muchacha. Cuando llegamos a la escena de crimen, observé que había un hombre discutiendo con un policía, me acerqué para tranquilizarlo y le pregunté:

– ¿Cómo te llamas?
-Me llamo Toreto Petruchi
-¿Conoces a la víctima?
-Sí, era mi hermana.
-¿Cómo se llamaba tu hermana?
 -Se llamaba Karina.
– ¿Vos estabas cuando sucedió?
– No, había salido a caminar después de que peleamos. Cuando volví estaba muerta.

Le hice varias preguntas más, las cuales contestó correctamente porque todo coincidía con lo declarado por los testigos.

Al terminar, mi socio me llamó para que lo ayudara a revisar el cuerpo de la víctima. Me acerqué a mi compañero, quien me dijo:-Tiene marcas muy extrañas, como si la hubieran cortado con un sable y después le hubieran realizado una perforación profunda en el corazón.

Seguimos trabajando pero no encontramos nada más.

Después registramos el lugar del asesinato y al parecer había marcas de balas de una ametralladora, por la forma de la bala era una M-16 y también había una pistola cerca del cadáver, que supuestamente habría usado Karina para defenderse.

Mi compañero y yo seguíamos investigando, cuando Toreto se nos acercó y nos preguntó nuestros nombres.

-Mi compañero se llama Brat Pett y yo soy Juan Merlock- respondí agriamente.

    Luego de mi contestación se fue y nosotros seguimos haciendo lo nuestro; encontramos pistas que nos llevaron a nuestro primer sospechoso que era Tacachi Chanlo, quien resultaba ser el jefe de la mafia china.

Al caer la noche, con Brat fuimos a un bar donde pedimos dos vasos de cervezas y  reflexionamos lo investigado.

A la mañana siguiente, me llamaron temprano para que fuera a la escena del crimen. Al llegar, me di cuenta de que Toreto estaba tirado en el piso,  muerto.
Al ver lo sucedido, Brat comenzó a revisar el cuerpo y se dio cuenta  de que tenía las mismas cicatrices que Karina.

Al enterarme de esto, reflexioné que el asesino podría ser el mismo.

    Brat siguió investigando el cuerpo, cuando vi un papel firmado por Toreto que decía cuáles habían sido sus crímenes y los nombres de las personas a quienes les dejaba sus pertenencias. Pero me llamó la atención algo sobre todo lo demás: en el escrito decía que había tenido problemas con la mafia china. También confesaba, con su último esfuerzo, que algunos mafiosos habían entrado a su casa la noche anterior para poder asesinarlo.

    Brat reconoció que la letra de esa hoja estaba desprolija. Esto significaba que lo había escrito bajo presión.

    Ese mismo día, los informantes de Brat, nos dijeron que la mafia china estaba traficando autos robados en el muelle.

    Esa noche, en el Canal de Broadway, el equipo S.W.A.T y nosotros dos fuimos a arrestar  a los integrantes de la mafia.

Para nuestra suerte, se encontraba allí Tacachi Chanlo.

Pero la suerte tiene su fin, al descubrirnos, porque se disparó un arma accidentalmente, los chinos abrieron fuego a quemarropa.

Al responder, surgieron varias bajas de ambos lados. Gracias a la conmoción, Tacachi aprovechó la oportunidad y se escapó.

    Nuestro esfuerzo fue en vano, además perdimos vidas de muchos compañeros.
Hasta hoy lo seguimos buscando y todavía no lo hemos encontrado…

Habrá que ver qué sucede en la próxima entrega…

 

Otros cuentos publicados: UN CRIMEN EN LONDRES, UN CAFE MORTAL, UN VERANO EN LOS ANGELES y QUE TRISTE PERDICION.

Deja un comentario

Top