Está aquí
Home > Copa - Cosa de Serranos > IGNACIO CARREÑO, DESDE BUZIOS

IGNACIO CARREÑO, DESDE BUZIOS

Una buena historia la del tandilense que echó su suerte en Brasil.

Soy Ignacio Carreño, tengo 23 años, nací un 30 de abril de 1987 en el Sanatorio Tandil. Llegué a Buzios el 18 de julio y me encontré con un lugar hermoso. Si bien nací en Tandil, gran parte de mi vida la pasé en un pueblo a 60 km. llamado Villa Cacique. A los 18 años volví a la ciudad a estudiar profesorado en Educación Física, hice 2 años, y abandoné la carrera; posterior a eso, empecé a trabajar en una empresa de Loma Negra, en el pueblo donde comenté que me crié, pero no me fui de Tandil. Viajé durante casi 3 años todos los días hasta mi trabajo, pese a las lluvias, los fríos, los calores, las nieblas, etc..

Amo Tandil, y a cada persona que me pregunta de dónde soy, le digo con todas las ganas y el orgullo: “Soy de Tandil”. Muchos no conocen dónde es, y no hace falta más que decirles que es la ciudad de donde salió Delpo, Camoranesi y muchos más… ja, ja.

Apenas llegué acá, no me fue sencillo. Estuve 20 días sin trabajar, hasta que conocí un hombre argentino llamado Gabriel, que está por abrir un bar zarpado en pleno centro de Buzios y me dijo si no quería pintarle el bar. Obviamente mi respuesta fue un “sí” rotundo, ja, ja. La necesidad nos lleva a tener que trabajar de cosas que nunca nos podríamos haber imaginado, lo más bueno de todo, es que cuando se termine de refaccionar todo este bar, voy a tener trabajo ahí como mozo, otra cosa que nunca en mi vida había hecho antes. Estoy feliz de la vida, por el momento con la plata justa, pero ya habremos escuchado muchas veces esa frase que dice “la plata no hace la felicidad”, y te terminás de dar cuenta cuando venís a lugares como éste, donde no tenés guita, pero la buena onda no se va nunca gracias a Dios, ja, ja. Un abrazo grande a la distancia para todos los tandilenses.

Deja un comentario

Top