Está aquí
Home > Todo y Nada > UN CRIMEN EN LONDRES

UN CRIMEN EN LONDRES

(7 comentarios). Cuarto cuento de los alumnos de ESB Nº1 (3ro. A, turno mañana) para el concurso de Cosa de Serranos. Ahora es el turno de Muriel Benjamin y Marcelo David.

Una noche de luna llena en Londres, el detective Wasasky Paddini investigaba la muerte del bibliotecario Charles Mazzini quien había sido asesinado en su trabajo, con cinco apuñaladas en el pecho, entre las horas 9:20 y 9:35 PM. El asesino no había dejado huellas, pero sí se había olvidado su pañuelo manchado con vino y con las iniciales “RC”.
  
Wasasky olió el pañuelo que estaba manchado y reconoció que era un vino tradicional del bar Thompson, donde siempre iba.
   
A la mañana, el investigador, sentado en su cama, tenía muchas preguntas en su cabeza, tales como: ¿quién es el asesino?, ¿por qué lo mato?, ¿se habrá olvidado su pañuelo intencionalmente?
   
Wasasky se dirigió hacia el bar Thompson a tomar una taza de café. El no podía parar de pensar en las preguntas, pero cuando vio a un hombre fumando habano con las iniciales RC, se le acercó y le preguntó: – ¿Dónde consiguió ese habano? – En la tabaquería de Roque Cicopie – le respondió.
  
El detective salió del bar y se dirigió a la tabaquería  RC. Cuando llegó fue atendido por un empleado. Wasasky miró su nombre en la camisa: Raúl Baúl. Le preguntó si tenía la dirección de Roque Cicopie. Raúl se la dio porque ya lo iban a despedir. La dirección era: Patricio Santos Fontanet 1.234.
   
Se dirigió a la casa, tocó timbre y lo atendió Roque.  Le mostró su placa, Roque Cicopie lo dejó entrar a la casa. Wasasky le dijo que le iba a hacer unas preguntas sobre su familia. Roque le respondió que sus padres habían fallecido  y que sólo le quedaba su hermano, Robert Cicopie.
    
Wasasky presintió que Roque no era el asesino porque no estaba nervioso. Entonces le pidió la  dirección de Robert: Rolling Stones 888.
   
Wasasky fue a la casa del sospechoso, cuando le mostró su placa y Robert lo empujó y salió corriendo. Wasasky se levantó y lo persiguió por varias cuadras hasta que logró atraparlo. 
   
La policía allanó la casa de Cicopie y encontraron el cuchillo con cual había matado a Charles Mazzini. 

      Wasasky le informó a la familia de la víctima que el asesino había sido Robert Cicopie. La madre le agradeció por haber resuelto el caso. Wasasky, como  siempre, respondió:- Mi trabajo ha terminado.

Deja un comentario

Top