Está aquí
Home > Copa - Cosa de Serranos > CELINA DABIDOS, DESDE CUSCO

CELINA DABIDOS, DESDE CUSCO

Otra tandilense que tuvo la gauchada de contactarse con nosotros desde el extranjero. Está viviendo una experiencia genial allí donde está.

Recibida en la carrera de Turismo, otra egresada del Colegio San José, decidió rumbear para Esquel a trabajar. Una vez allí, se empleó a lo largo de una temporada y conoció gente de la mítica ciudad peruana Cusco. “Eran guías de Río, gente de turismo que `chambean´ (trabajan) en Chile en el verano. Fue por ellos que me vine acá. Uno de ellos es actualmente mi novio. Siempre tuve la intención de conocer cusco, de paso trabajo, aprendo y conozco. Actualmente estoy trabajando en una agencia que opera el Camino del Inca, viajes de Río (por acá hay ríos muy importantes), caminatas,  etc", le comentó ella desde Perú a El Eco de Tandil.

-De paso encontraste el amor
-(Sonríe). Igualmente extraño muchísimo Tandil. Actualmente con un proyecto para llevar a cabo allá. Cusco es muy lindo, es una ciudad muy particular donde convive una cultura y costumbres muy antiguas con lo moderno. Hay gente de todas partes del mundo, todos interactuando, te abre mucho la cabeza. También encontrás cosas que te duelen.
-¿La pobreza?
-Más allá de la pobreza, lo básico: no hay  gran educación, ni salud. Hay gente que se puede morir de algo tratable. Porque no saben que se cura y en tal caso a dónde ir. Las personas que viven en condiciones humildes no buscan demasiado, se conforman con lo que tienen. Por ahi no saben que hay algo mejor y la brecha entre los que tienen y los que no es grande. En Tandil hay centros de salud, en Argentina hay campañas de vacunación, pero acá hay gente que vive en una montaña a dos horas, como mucho, de Cusco y están en cierta forma "aislados". En Argentina en el Norte y algunos lugares debe suceder pero a la mayoria nos preocupan.

 
-¿Qué se extraña a la distancia, más allá de los seres queridos y la familia?.
-Uf, la extrañitis es aguda. En ningún lugar lográs el sentido de pertenencia que te da “tu” lugar. Extraño muchísimo Tandil pero estoy más agradecida de estar acá, es una buena experiencia. Estoy aprendiendo a valorar la Pachamama, aquí la gente humilde tiene su pedacito de tierra, la ciudan y protejen, porque viven de lo que ellas les entrega.

PD: En la foto 1, con su novio Diego escalando en el Valle Sagrado con el río Urubamba de fondo. ¡Sensacional!

PD 2: En Wayna Picchu, en Machu Picchu.

Deja un comentario

CELINA DABIDOS, DESDE CUSCO

Otra tandilense que tuvo la gauchada de contactarse con nosotros desde el extranjero. Está viviendo una experiencia genial allí donde está.

Recibida en la carrera de Turismo, otra egresada del Colegio San José, decidió rumbear para Esquel a trabajar. Una vez allí, se empleó a lo largo de una temporada y conoció gente de la mítica ciudad peruana Cusco. “Eran guías de Río, gente de turismo que `chambean´ (trabajan) en Chile en el verano. Fue por ellos que me vine acá. Uno de ellos es actualmente mi novio. Siempre tuve la intención de conocer cusco, de paso trabajo, aprendo y conozco. Actualmente estoy trabajando en una agencia que opera el Camino del Inca, viajes de Río (por acá hay ríos muy importantes), caminatas,  etc", le comentó ella desde Perú a El Eco de Tandil.

-De paso encontraste el amor
-(Sonríe). Igualmente extraño muchísimo Tandil. Actualmente con un proyecto para llevar a cabo allá. Cusco es muy lindo, es una ciudad muy particular donde convive una cultura y costumbres muy antiguas con lo moderno. Hay gente de todas partes del mundo, todos interactuando, te abre mucho la cabeza. También encontrás cosas que te duelen.
-¿La pobreza?
-Más allá de la pobreza, lo básico: no hay  gran educación, ni salud. Hay gente que se puede morir de algo tratable. Porque no saben que se cura y en tal caso a dónde ir. Las personas que viven en condiciones humildes no buscan demasiado, se conforman con lo que tienen. Por ahi no saben que hay algo mejor y la brecha entre los que tienen y los que no es grande. En Tandil hay centros de salud, en Argentina hay campañas de vacunación, pero acá hay gente que vive en una montaña a dos horas, como mucho, de Cusco y están en cierta forma "aislados". En Argentina en el Norte y algunos lugares debe suceder pero a la mayoria nos preocupan.

 
-¿Qué se extraña a la distancia, más allá de los seres queridos y la familia?.
-Uf, la extrañitis es aguda. En ningún lugar lográs el sentido de pertenencia que te da “tu” lugar. Extraño muchísimo Tandil pero estoy más agradecida de estar acá, es una buena experiencia. Estoy aprendiendo a valorar la Pachamama, aquí la gente humilde tiene su pedacito de tierra, la ciudan y protejen, porque viven de lo que ellas les entrega.

PD: En la foto 1, con su novio Diego escalando en el Valle Sagrado con el río Urubamba de fondo. ¡Sensacional!

PD 2: En Wayna Picchu, en Machu Picchu.

Deja un comentario

Top