Está aquí
Home > Todo y Nada > UNO DE LOS DOC ECHADOS DEL HOSPITAL ROMPIO EL SILENCIO

UNO DE LOS DOC ECHADOS DEL HOSPITAL ROMPIO EL SILENCIO

Pardini, uno de los médicos apartados por la muerte de Jorge Mato Luján, habló de «casualidades» y un sumario «desprolijo» donde otros colegas «no fueron investigados». Se dijo «tranquilo» al negar errores en el caso fatal.

Tras un largo silencio y su expulsión de la planta comunal, el doctor Daniel Pardini cuestionó el proceso administrativo que terminó con su cesantía, y negó "errores" en la atención del joven Jorge Mato Luján, paciente que falleció en diciembre pasado en el Hospital de Niños.

El galeno, que la semana pasada fue apartado junto a su par Arnaldo Scarcella, descargó duras críticas al Gobierno, y en diálogo con el programa "Cada Mañana", de AM 1560, sugirió que el Ejecutivo "apuró" la expulsión tras negarse a "trabajar gratis" en el nosocomio infantil.

Se amparó en 24 años de carrera hospitalaria, donde "pasé muchos momentos, donde atendí cuestiones graves, me tocó gracias a Dios salvar muchos chicos, soy un ser humano, no soy Dios, y algunos errores tuve como todos tenemos en la vida", introdujo al evaluar su trayectoria en general, y sin referirse al caso fatal.

En 1994, con la Ley de Prescindibilidad, el entonces intendente Julio Zanatelli echó a varios facultativos del Ente Descentralizado, entre ellos, a Pardini y Lunghi. "Defendí a mis compañeros. Al doctor Lunghi, se lo mereciera o no, lo tuvimos que defender", retrotrajo el galeno expulsado.

Pardini aclaró que además de Mato Luján, afronta otros 2 sumarios, que atribuyó a "pavadas". Por ejemplo: "un día no estaba de Guardia, me llamaron para ir a operar, y les dije que no, pues no me correspondía. Porqué no me designaron como cirujano infantil: se gastaron un montón de plata en otros sectores y no en lo que realmente vale, como los recursos humanos del hospital".

El médico aseguró que el trío de pesquisas administrativas contra su persona ocurren "casualmente después de abierto el Hopital de Niños, que en realidad no es un hospital, es mentira, la gente debe saberlo, es una sala dependiente del Ramón Santamarina".

Al inaugurarse el Debilio Blanco Villegas, nacieron "problemas" con el nombramiento del cirujano infantil. Estos conflictos internos derivaron, según Pardini, en una oferta del Ejecutivo a "trabajar gratis".

Le pedían que cubra la parte pediátrica y cirujía "todo por el mismo sueldo", cuando "yo reclamé que me abonaran mi dedicación, nada más. Son 24 años de ir a trabajar a cualquier hora, hice operaciones en días que no me correspondía", reveló. Además, el Gobierno contrató a un colega de Pardini, y éste pretendía que le abonen un salario acorde a las tareas prestadas.

El apartado pediatra reforzó su alegato al citar las "3 pericias en la causa penal que rechazan cualquier tipo de error médico" en el caso Mato Luján. El Ejecutivo, por el contrario, le achaca a Pardini en el decreto de cesantía que "queda debidamente acreditado la omisión de la observacion de las medidas, maniobras y procedimientos aconsejados por la ciencia medica para el correcto tratamiento de la patología" que presentaba el chico.

"ERAMOS 4 Y CULPARON A 2"

A tono con la defensa de Pablo Díaz Cisneros, titular de la Cicop, Pardini calificó la tarea de la Junta de Disciplina como "desprolija", pues "sesionó sin 2 representantes comunales". "Hay 15 ó 20 sumarios antes que éste, porqué estaban tan apurados por sacar éste", fustigó. "Piensen ustedes lo que quieran", especuló.

Para no entorpecer el expediente penal, el entrevistado prefirió no brindar detalles profundos sobre la atención del adolescente que luego murió en el DBV. "Fuimos imputados en lo penal tras las declaraciones de Lunghi a un medio gráfico, el 12 de enero del corriente, donde a penas nos suspendió, prometió que nos sacaría la matrícula".

"Sé perfectamente que lo hecho por ambos, Scarcella y yo, estuvo bien. Fuimos 4 profesionales los encargados de atender al chico, pero sólo 2 quedamos inculpados: ¿por qué?. No somos los únicos, hay más", enfatizó.

Pardini fue más allá al referir que "tengo la tranquilidad y la fé que jamás cometí un error que le haya costado la vida a alguien".

Sobre Matto Luján, subrayó que "estuvo internado 2 días, lo vi sólo las primeras 18 horas, y las últimas 18 (antes del alta) no lo atendí. Por eso digo que otros médicos debieron haberlo visto. No puedo explicar porqué sólo recayeron sobre nosotros dos".

"Tengo la conciencia tranquila"

En otro tramo de la nota, Pardini reconoció que "uno se siente preocupado" por la imagen ante la sociedad tandilense. "Cada uno tiene su médico afín, para algunos sos el mejor y para otros un animal, eso es muy personal. Me preocupa la gente que realmente me aprecia, los pacientes me llamaron y dieron su apoyo, eso me da fuerza para seguir", manifestó.

"Tengo la conciencia tranquila, sé perfectamente lo que hice, cómo lo hice, cuando llegó el paciente" agonizando, "fui yo uno de los médicos que más actuó para poder salvarlo", sintetizó sobre los minutos finales.

Más tarde, el galeno se mostró enigmático sobre el futuro próximo de la causa, pues "cuando todo se aclare se sabrán muchas cosas que no se dijeron, este no es el momento, pero la información no fue completa. Las autoridades no transmitieron la información como correspondía".

Evaluará Pardini con sus abogados si accionará legalmente contra la Municipalidad. Pero mientras se quejó del procedimiento de cesantía. El jueves último a las 19.52 "me llegó la notificación", donde "me dieron sólo el decreto sin los fundamentos por los cuales me cesantearon", expresó para anticipar que apelará la decisión.

Y sobre el deceso, "lo lamentó muchícimo, quien puede querer que se muera un paciente, sea chico, grande, abuelo, es una vida humana".

Deja un comentario

Top