Está aquí
Home > Deportes > SUPER MARIO GHERSETTI FICHO PARA BRESCIA

SUPER MARIO GHERSETTI FICHO PARA BRESCIA

El basquetbolista tandilense más encumbrado sigue en el súper competitivo plano europeo. Ahora fichó para la Serie B-1 de Italia. En Tandil, de noche, también la descosió. Un grosso.

Algún día vamos a lanzar una encuesta con los deportistas más queribles de Tandil, independientemente del alcance en cuanto a fama, nos referiremos a los tipos conocidos en la aldea que se codean con todo el mundo y se llevan bárbaro y son apreciados por todos.

Súper M. Ghersetti integra de cajón esa nómina, Zabala, Mariano González, Pico y un par más por sencillez y carisma seguramente también estarán pero a Cosa de Serranos le pasó por estos días toparse con muchos conocidos del basquetbolista más encumbrado que tenemos a nivel profesionalismo y que todos, absolutamente todos, se deshagan en elogios para con él. Un tipo jodón, integrador, carismático y humilde. Un groso que, aparte, como si fuera poco, en el perímetro la descose.

No cualquiera clava tantos años en un básquet de primerísimo nivel como el italiano, una competencia que es reconocida como trampolín a la NBA. Bueno, allí se aburrió de encestar naranjas Mario. Pasó de la B-1 a la A-2 y, cambiando de colores, se clasificó legítimamente a la máxima categoría italiana. Luego su equipo, que lo había confirmado como cuatro en la plantilla, por infraestructura, no obtuvo el permiso para competir en la primera y Ghersetti se entretuvo a los forcejeos en zonas pintadas de A-2.

Se vino de vacaciones a Tandil y no perdonó una noche el loco. Este lunes, antes de emigrar para Italia (viajó hoy martes) nos llamó en vivo a Cosa de Serranos Radio (Galáctica 97.1) y nos tiró la primicia: fichó para Brescia de la B-1. “Tenía ofertas de la A-2 y B-1 pero me incliné por ésta, no sólo por lo económico, sino también porque aspiran a ascender, se están preparando para eso a tal punto que les ofrecieron agarrar una plaza en la A-2 y la rechazaron porque quieran clasificarse por las de ellos, eso me gustó”.

Luego, por la noche, nos despedimos en Museo con sus hermanas presentes y su inseparable amigo Leo Maly. Copetín de por medio y el Gordo Leandro que le dedicó canciones en italiano. Un verdadero lujo tener de amigo a un tipazo como Súper Mario.

Deja un comentario

Top