Está aquí
Home > Todo y Nada > QUE TRISTE PERDICION

QUE TRISTE PERDICION

(11 comentarios). Concurso de cuentos policiales en Cosa de Serranos. Alumnos de 3º A TM ESB Nº 1 escribieron crónicas para Prácticas del Lenguaje y serán publicadas todos los domingos en este sitio.

Durante un atardecer en la ciudad de Rosario, por el año 2006, en una hermosa casa, merendaba un matrimonio.

La  esposa, Karina Rodríguez, emanaba un riquísimo olor a  perfume importado desde Francia, traído por su marido, Walter Segura, quien había ido a aquel Mundial del ‘98 en ese país, ya que era fanático del fútbol.

Él trabajaba en un comercio de ropa deportiva en el shopping de Rosario. En una cena diaria  le confesó a Karina que había reservado los pasajes y estadías para el Mundial de Alemania.  Fue ahí  cuando se produjo el conflicto en la pareja, ya que ella no quería que hiciera ese viaje. Walter, cansado de sus caprichos y rechazos, le pidió el divorcio.

Ella, sin responder,  inmediatamente  tomó las llaves de la casa y el auto y se dirigió a un casino clandestino. A ese lugar concurría casi todos los días a escondidas de su marido argumentando que iba a tomar el té con sus amigas. Llegó, se sentó en la barra y  pidió su vino favorito. Luego de consumir varias copas y muy alcoholizada,  se dirigió a su habitual  mesa de póker “de gran jugada”.

Ya entrada la noche participó de una mano de mucho dinero, la cual perdió. Sus compañeros de mesa cansados de no poder cobrarle, se retiraron.

Presta a irse, el mozo le convidó un vino.

Varias horas después los vecinos la encontraron muerta. El principal sospechoso para todos era Walter, ya que las discusiones eran fuertes y reiteradas.

Al día siguiente, comenzó a investigar el reconocido detective Nahuel Díaz. Buscó a Walter pero se hallaba en Alemania. Así que descartó la posibilidad de que sea el asesino.

La investigación entonces apuntó a los empleados y concurrentes del casino. El mozo confesó que los apostadores le habían pagado un importante cifra de dinero para que colocara veneno en la copa de la fallecida, hartos de su morosidad.

Los culpables fueron detenidos y condenados a quince años de prisión y el casino fue clausurado.

Walter reconstruyó su vida con otra mujer.

Deja un comentario

Top