Está aquí
Home > Deportes > “MI HISTORIA EN EL FUTBOL ME HIZO APRENDER QUE NADA ES IMPOSIBLE”

“MI HISTORIA EN EL FUTBOL ME HIZO APRENDER QUE NADA ES IMPOSIBLE”

Nacho Alvarez Castillo, fue entrevistado por El Eco de Tandil después de un año difícil debido a las lesiones que padeció.

El delantero, ex Ferrocarril Sud e Independiente, vivió una temporada complicada a raíz de las lesiones. Con su continuidad en Bari, espera encontrar una mejor forma física en pos de rendir al máximo en la Serie A italiana.

Ignacio Alvarez Castillo acaba de cumplir su segunda temporada en la Serie A, máxima categoría del fútbol italiano. Tras una primera en Lecce, el atacante nacido en Laprida comenzó la 2009/10 en Fiorentina y la culminó en Bari, conjunto al que se reincorporará en los próximos días y con el cual tiene por delante dos años de contrato.

No fue para él el mejor año, dado que las lesiones conspiraron contra sus expectativas de alcanzar su panacea futbolística.

El delantero que pasara en esta ciudad por Ferrocarril Sud e Independiente, disfruta de unos días de descanso en Tandil, donde reside la familia de su esposa.

En su departamento céntrico, Alvarez Castillo recibió a El Eco de Tandil para abordar temas vinculados a su actualidad, además de referirse al Mundial de Sudáfrica:

La última, para mí no fue una buena temporada, por lo de las lesiones. Primero tuve un problema con la rodilla a los tres días de haber llegado a Fiorentina y, apenas lo superé, me lastimé un tobillo. Cuando no hacés la pretemporada, empezás el año dando mucha ventaja. Nunca me puse bien, fue una lástima porque era una oportunidad linda. Son cosas que pasan en el fútbol y uno debe asumirlas”.

-Fue algo que limitó tus posibilidades de jugar, indudablemente.
-Sí, yo sabía que no iba como titular a Fiorentina, pero esto hizo que tenga menos chances de jugar. Pienso que el técnico se dio cuenta de que nunca estuve bien y por eso me dio pocas posibilidades, porque no podía brindarle lo que él pretendía.

-¿Cuán relegado te viste en Fiorentina?
-Pude jugar poco, en parte porque me perjudicó el módulo (sistema táctico) que utilizaba el equipo, con un delantero bien definido como (Alberto) Gilardino. Yo tenía que esperar que no juegue por suspensión o lesión, pero jugó casi siempre. Tuve algunos partidos cuando se lesionaron (Adrian) Mutu y (Stevan) Jovetic, pero jugando en una posición más retrasada, como de media punta. Y mis características no van de acuerdo con ella, yo soy más para recibir el balón, no tanto para sacarme un hombre de encima y asistir.

-Más allá de la falta de continuidad, te diste el gusto de jugar la Champions League, un gran objetivo que te habías planteado.
-Sí, tuve la suerte de jugar en Inglaterra. Aunque fueron apenas 10 ó 15 minutos, en un triunfo 2-1 contra Liverpool, en la última fecha de la fase de grupos. Ganamos sobre el final, igualmente estábamos clasificados desde antes. Lamentablemente, fue el momento más especial de mi carrera y no pude aprovecharlo al no estar pleno físicamente.

La transferencia a Bari

-¿Pasaste a tu equipo actual para conseguir continuidad?
-Fue porque me pidió el entrenador (Giampiero Ventura) que ya me había dirigido en Pisa (Serie B). El insistió mucho y por eso me fui, aún sabiendo las dificultades que iba a tener por el año difícil que estaba pasando. Me dijo que usara el primer semestre para adaptarme a la ciudad y el equipo, como preparación para los otros dos años.

-¿Qué esperás para la temporada que se avecina?
-Por fin, voy a poder hacer una buena pretemporada. En estas dos campañas que pasaron no pude, en la reciente por la lesión y antes porque cuando llegué a Lecce proveniente de Pisa la pretemporada casi había terminado. En Italia no podés hacer eso, porque físicamente te pasan por arriba.

-¿Respecto a Fiorentina resignás posibilidades de competir en un certamen europeo?
-Puede ser, cuando llegué a Bari el equipo estaba muy bien, pero se trataba de una sorpresa. Y en torneos largos, al fin y al cabo terminan ganando los mejores, no como en Argentina que, al ser un campeonato corto, con un poco de regularidad podés ser campeón. Para este torneo que viene se está armando un buen equipo, están llegando jugadores, así que va a haber competencia por los puestos. El técnico me quiso traer, entonces sé que si estoy bien voy a jugar.

-¿Hay otros argentinos en el plantel de Bari?
-Sí, (Sergio) Almirón, Mariano Donda y Emmanuel Rivas. También tengo relación con otros argentinos de otros clubes, como (Gabriel) Raimondi, que fue compañero mío en Pisa.

-¿Y con Mauro Camoranesi?
-Lo conozco, no tengo mucho trato con él pero lo he saludado cuando nos enfrentamos. En Juventus-Fiorentina, por ejemplo. Ese día no coincidimos en cancha porque él fue reemplazado en el entretiempo y yo entré en el segundo período.

-Inter viene arrasando en los últimos tiempos. Más allá de los resultados, ¿está muy por encima del resto en cuanto al juego?
-Mi opinión es que ha comenzado a jugar mejor con la llegada de (José) Mourinho, lo que le ha permitido no sólo ganar, que era un poco lo que pasaba antes, cuando era práctico pero no brillaba. La llegada de (Wesley) Sneijder le dio un salto de calidad. Y también se vieron beneficiados con el intercambio que les trajo a (Samuel) Eto’o, por (Zlatan) Ibrahimovic. Porque Eto’o juega más en equipo. A partir de ello, se volvieron demasiado superiores al resto.

-¿Quién es el mejor argentino del fútbol italiano?
-Casi todos los de Serie A andan bien. El que más me ha impactado es (Ezequiel) Lavezzi.

El Mundial

-¿A la distancia pudiste palpar algo respecto a la frustración de los italianos tras la prematura eliminación en Sudáfrica?
-Si bien nadie esperaba que Italia quede afuera en la primera fase, era sabido que iba a tener problemas. Ya los había sufrido en las Eliminatorias y en los amistosos previos al Mundial. Igualmente, existe una crítica detrás de la otra, la prensa ha sido dura, cuestionando la ausencia de jugadores como (Antonio) Cassano, o la poca participación de (Giampaolo) Pazzini.

-¿Es perjudicial para la selección que el Calcio esté invadido de extranjeros? Inter ganó todo sin italianos en su formación base.
-No. A Inter siempre se lo critica por llenarse de extranjeros, pero si lo hace es porque no encontrará jugadores italianos de nivel. Igualmente, pasa en muchos equipos, si vos te fijás en el plantel de Juventus o Milan también vas a ver que está plagado de extranjeros. Si vos querés ser el mejor, tenés que traer los mejores jugadores y no te alcanza con los de tu país.

-¿Vés algún candidato en el Mundial?
-Cuando pronostico, soy un desastre. Ahora, lo veía a Inglaterra y ya está afuera, aunque enfrentando a Alemania le tocó un partido difícil en octavos, que tranquilamente puede ser la semifinal de un Mundial. También veía bien a Portugal. De ahora en más, creo que tienen buena chance los de siempre, Argentina, España, Brasil y Alemania.

-¿Cuando recién arribaste a la Serie A llegaste a ilusionarte con ser convocado a la selección argentina o, eventualmente, a la italiana?
-No, en absoluto. Cuando recién comenzó el campeonato, que había hecho 3 ó 4 goles (en Lecce), me preguntaban algo. Pero yo soy un desconocido en el fútbol argentino y en mi situación hay muchísimos jugadores. Nunca se me pasó por la cabeza una convocatoria, lo veía como algo inalcanzable. Después, mi historia en el fútbol me hizo aprender que nada es imposible.

Sus números en Serie A

A los 34 años, Alvarez Castillo completó dos temporadas en la élite del fútbol italiano.
En la primera de ellas, con la casaca de Lecce, anotó 7 goles en 30 partidos. En la reciente campaña, se dividió entre Fiorentina y Bari. Con los violetas llegó a la red 1 vez en 6 juegos; mientras que en su actual equipo marcó 3 tantos en 16 encuentros.
En el ascenso italiano anotó 57 veces, en 216 partidos.

Deja un comentario

Top