Está aquí
Home > Medios tandilenses > GRACIAS A BUENOS PERDEDORES EL HUMOR Y EL ROCK (COMBINADOS) PERDURAN EN LAS FM DE TANDIL

GRACIAS A BUENOS PERDEDORES EL HUMOR Y EL ROCK (COMBINADOS) PERDURAN EN LAS FM DE TANDIL

Cosa de Serranos entrevistó a Brando Bruni, uno de los conductores de la audición que lleva el enorme mérito de tener 10 años en el aire de distintas frecuencias moduladas de la ciudad y fue nominada a los Martín Fierro en 2005.

Antes que nada: súmense al facebook de los chicos que le ponen la mejor onda y toda la garra. Ahora sí, vamos a la nota.
 
-Contame esto de los 10 años del programa, no es común –o por lo menos yo no conozco mucho- que un programa de jóvenes perdure tanto a lo largo del tiempo, acá, en Tandil. Corregime si me equivoco…

– Es raro que cualquier programa dure mucho en Tandil, creo. El programa de rock que recuerdo duró un montón fue “Alcatraz”, conducido por Diego Jaime, aunque el propio Diego no se acuerda cuánto (eso es posta: no se acuerda). Pero él mismo me dijo que si llegábamos a los 10 años le ganábamos, y llegamos. También tengo que mencionar a “No corras que es peor”, hoy en FM Nitro, el Gavilán viene remándola hace bocha.

-¿Por qué creés que en vuestro caso sí han logrado tal continuidad?

– Pura perseverancia, como el burro. El programa nunca rindió frutos comerciales, acá en Tandil el rock y el humor no garpan. Somos el típico “por amor al arte”, pero en este caso, no se si está presente la parte del arte. Nos gusta mucho hacer el programa, eso es fundamental, la pasamos bien.
Lo único bueno de que no haya guita de por medio es que con los únicos que tenemos una responsabilidad es con nosotros mismos, por ende, no hacemos nada que no nos guste dentro del programa.

-Me gustaría que me cuentes, además, ¿cómo nació Buenos Perdedores?

– BP empezó de casualidad, como la mayoría de las mejores cosas del mundo (Y las peores también, estamos nosotros como muestra). FM Parada Cero hizo una convocatoria y tanto Juan Pablo como yo fuimos. Se buscaban pibes para hacer un magazine los sábados a la tarde. Ni siquiera era un casting, todos los que querían, entraban. Así empezamos 5 o 6 personas, y sobrevivimos nosotros.
O sea, hace 10 años que estamos al aire, y nos conocimos casi en el aire mismo, una semana antes de decir una primera palabra al micrófono.
Después el programa fue creciendo mucho mas de lo que esperábamos, ayudados por la gran audiencia que tenia la 99.9 en esas épocas, y encima no existían los reproductores de mp3.

Gracias a eso el programa tuvo su edición nocturna, donde empezamos a meternos más de lleno en el humor de puro cararrotas que somos, y salié algo que nos encantó, nos dimos cuenta que eso era lo que queríamos hacer. Nos descubrimos humoristas.

-Contá con qué intenciones lo comenzaste y si se te fueron cumpliendo esas expectativas.

– Como  se desprende de lo que te dije recién, las intenciones eran nulas. O mejor dicho, cada uno fue a ver qué podía hacer, a jugar. Tener un programa de radio era una especie de sueño. Y tener un programa de rock, una pequeña gloria. Cualquier expectativa fue ampliamente superada. Además es facilísimo superarlas cuando no se tiene ninguna.

-¿Quiénes te acompañan o te acompañaron en algún momento?

– Juan Pablo Carlino y yo somos los que venimos remándola desde el principio con esto de perder de la mejor manera posible. Nosotros mismos nos asombramos de cómo nos complementamos. Somos una especie de matrimonio radial, obviamente sin sexo (como cualquier matrimonio después de 10 años supongo).
En el camino nos ayudó mucha gente, por supuesto. El staff de Parada Cero, con Rubén y Mirta a la cabeza. En un principio nos acompañaron al aire Gustavo, Gabriela y Victoria (la hermana de JP), que fueron los astutos de se bajaron del barco.
Después la gente de FM Tandil, en ese momento de Ricardo Berlari, que nos trató de maravillas. Detrás de micrófonos estaban Laura Pey y Julián Arocena que daban una mano grosa, y Alejandro Artola, un operador de la hostia.
Hoy Juan Manuel Fernández de La Nitro, es quien nos banca y nos opera cuando salimos en vivo.

-¿Sacaste algo de tu viejo, en esto de lo vinculado al periodismo y el espectáculo?
– Viéndome al espejo, creo que la panza. No sé si saqué algo directamente de él, tenemos estilos diametralmente diferentes, pero seguro que heredé el cararrotismo delante de los micrófonos. Además, empecé haciendo radio con él, cuando tenia 13 años y creía saber de básquet. Tengo que reconocer que papá me metió en esto, y me ayudo mucho a saciar mi curiosidad de cómo funcionaba el medio.
Desde chiquito, cuando vivíamos en Buenos Aires e incluso me hizo ser modelo infantil para “El mundo de Ante Garmaz” en canal 7 (historia verídica, lo juro).
Lo que nunca aprendí, fue a vender, donde él la tiene clara. No me saldría vender ni siquiera estufas en Alaska.

-¿Específicamente a qué público de lectores y/u oyentes le apuntan?
– Básicamente a quien guste del rock y el humor combinados. Como ya te mencione, en el programa hacemos lo que nos gusta a nosotros, sinceramente no apuntamos a un público específico y creo que es lo mejor, no nos condiciona. Con la música por ejemplo, si apuntás a los más chicos tenés que pasar algunos de los últimos hits aunque te duela, y si apuntás a los de 25 para arriba, pasás algo de esta década y no les gusta.
El tema del humor siempre es más relativo. Nuestras influencias al respecto son variadas. Desde Cha cha cha a Dolina, haciendo escala en Pettinato y Castelo. Robándole a muchos, no se nota tanto el choreo. Pero sabemos que si hay algo que no se puede, es hacer reír a todo el mundo.

-¿Qué fue lo más groso qué les pasó desde que están al aire?

– Algo que disfrutamos muchísimo fue la nominación al Martín Fierro del interior por lo que hicimos en el 2005, el año que quizás tomamos más en serio este proyecto. No podíamos creer que un programa hecho por dos amateurs este a la altura de producciones grosas en ciudades como Mendoza o cualquier capital de provincia.
Ese año hicimos un programa lo mas profesional posible, siempre había bandas invitadas y personas conocidas de la ciudad participando de los sketchs, aunque nada tuvieras que ver con el rock. Así pasaron, por mencionar a algunos pocos, Claudio Andiarena, María Inés Mazza, Ceci Coran, Elías El Hage, Pepo Sanzano, Pascual Pina y muchísimos más.
También estuvo el buenísimo el proceso de irnos dando cuenta que podíamos hacer un programa copado.
Y ni hablar de los amigos que nos fue dando el medio, que quizás no sean tantos, pero nos han bancado muchísimo.

-¿Por cuántas radios pasaron?
– Arrancamos en la 99.9, Parada Cero. En el 2005 pasamos a FM Tandil. Después de estar en la nebulosa un año, en 2007 arribamos a FM Nitro 107.9, donde aún tenemos nuestro horario los viernes de 22 a 24 hs.. Además, en esta etapa nos retransmiten dos radios venezolanas (www.sinruido.net y www.2k2.com) y FM 105 en Casbas, Provincia de Buenos Aires.
Y si alguien de donde sea en el planeta está leyendo esto y nos quiere retransmitir, buenísimo.
Además, es muy importante para nosotros la difusión vía Internet, el facebook ayuda mucho, y en nuestro blog – www.buenosperdedores.blogspot.com – subimos los audios todas las semanas para escucharlos en cualquier momento.

-¿Y lo más feo que les ocurrió con Buenos Perdedores?
– Siempre sentimos cierta ingratitud. Si ánimo de ser soberbio, creo que aportamos bastante en estos 10 años al rock y a la radio tandilense de un modo incondicional, y mucha gente de Tandil no hizo más que bardear en su momento. Nadie en especifico, así pasa cuando no sabés quién te escucha y quién no. Se siente cierta falta de reconocimiento.
Ojo, hay mucha gente copadísima que nos sigue desde hace mucho, y bocha de gente dentro del ambiente rockero que nos banca a morir y nos reconoce el laburo. Pero Tandil tiene eso de que lo de afuera esta genial y lo hecho acá no vale tanto porque lo hace el vecino de la esquina (o este caso el boludo de los pelos de colores y el otro que es más serio). De todos modos, toca aprender a vivir con eso.

-Definime BP en pocas palabras…

– En principio es un programa de rock y humor, pero con el tiempo se transformó en mucho más que eso, al menos para nosotros. Ser un Buen Perdedor es casi una filosofía de vida. Como dice nuestro slogan “Todos en la vida vamos a perder alguna vez”, por ende, hay que saber perder, pasarla lo mejor posible mientras tanto y jamás perder la esperanza de una posible victoria, aunque sea sobre la hora. Somos el ejemplo más fiel, hace 10 años que hacemos un programa que nunca vio un peso, pero seguimos esperando que suene el teléfono y el que esté del otro lado sea Grinbak o Pergolini y nos diga “Muchachos, groso lo de ustedes, vénganse que tienen espacio en la Rock & Pop”. Aunque lo más probable es que pensemos que es una joda y le cortemos.

Deja un comentario

GRACIAS A BUENOS PERDEDORES EL HUMOR Y EL ROCK (COMBINADOS) PERDURAN EN LAS FM DE TANDIL

Cosa de Serranos entrevistó a Brando Bruni, uno de los conductores de la audición que lleva el enorme mérito de tener 10 años en el aire de distintas frecuencias moduladas de la ciudad y fue nominada a los Martín Fierro en 2005.

Antes que nada: súmense al facebook de los chicos que le ponen la mejor onda y toda la garra. Ahora sí, vamos a la nota.
 
-Contame esto de los 10 años del programa, no es común –o por lo menos yo no conozco mucho- que un programa de jóvenes perdure tanto a lo largo del tiempo, acá, en Tandil. Corregime si me equivoco…

– Es raro que cualquier programa dure mucho en Tandil, creo. El programa de rock que recuerdo duró un montón fue “Alcatraz”, conducido por Diego Jaime, aunque el propio Diego no se acuerda cuánto (eso es posta: no se acuerda). Pero él mismo me dijo que si llegábamos a los 10 años le ganábamos, y llegamos. También tengo que mencionar a “No corras que es peor”, hoy en FM Nitro, el Gavilán viene remándola hace bocha.

-¿Por qué creés que en vuestro caso sí han logrado tal continuidad?

– Pura perseverancia, como el burro. El programa nunca rindió frutos comerciales, acá en Tandil el rock y el humor no garpan. Somos el típico “por amor al arte”, pero en este caso, no se si está presente la parte del arte. Nos gusta mucho hacer el programa, eso es fundamental, la pasamos bien.
Lo único bueno de que no haya guita de por medio es que con los únicos que tenemos una responsabilidad es con nosotros mismos, por ende, no hacemos nada que no nos guste dentro del programa.

-Me gustaría que me cuentes, además, ¿cómo nació Buenos Perdedores?

– BP empezó de casualidad, como la mayoría de las mejores cosas del mundo (Y las peores también, estamos nosotros como muestra). FM Parada Cero hizo una convocatoria y tanto Juan Pablo como yo fuimos. Se buscaban pibes para hacer un magazine los sábados a la tarde. Ni siquiera era un casting, todos los que querían, entraban. Así empezamos 5 o 6 personas, y sobrevivimos nosotros.
O sea, hace 10 años que estamos al aire, y nos conocimos casi en el aire mismo, una semana antes de decir una primera palabra al micrófono.
Después el programa fue creciendo mucho mas de lo que esperábamos, ayudados por la gran audiencia que tenia la 99.9 en esas épocas, y encima no existían los reproductores de mp3.

Gracias a eso el programa tuvo su edición nocturna, donde empezamos a meternos más de lleno en el humor de puro cararrotas que somos, y salié algo que nos encantó, nos dimos cuenta que eso era lo que queríamos hacer. Nos descubrimos humoristas.

-Contá con qué intenciones lo comenzaste y si se te fueron cumpliendo esas expectativas.

– Como  se desprende de lo que te dije recién, las intenciones eran nulas. O mejor dicho, cada uno fue a ver qué podía hacer, a jugar. Tener un programa de radio era una especie de sueño. Y tener un programa de rock, una pequeña gloria. Cualquier expectativa fue ampliamente superada. Además es facilísimo superarlas cuando no se tiene ninguna.

-¿Quiénes te acompañan o te acompañaron en algún momento?

– Juan Pablo Carlino y yo somos los que venimos remándola desde el principio con esto de perder de la mejor manera posible. Nosotros mismos nos asombramos de cómo nos complementamos. Somos una especie de matrimonio radial, obviamente sin sexo (como cualquier matrimonio después de 10 años supongo).
En el camino nos ayudó mucha gente, por supuesto. El staff de Parada Cero, con Rubén y Mirta a la cabeza. En un principio nos acompañaron al aire Gustavo, Gabriela y Victoria (la hermana de JP), que fueron los astutos de se bajaron del barco.
Después la gente de FM Tandil, en ese momento de Ricardo Berlari, que nos trató de maravillas. Detrás de micrófonos estaban Laura Pey y Julián Arocena que daban una mano grosa, y Alejandro Artola, un operador de la hostia.
Hoy Juan Manuel Fernández de La Nitro, es quien nos banca y nos opera cuando salimos en vivo.

-¿Sacaste algo de tu viejo, en esto de lo vinculado al periodismo y el espectáculo?
– Viéndome al espejo, creo que la panza. No sé si saqué algo directamente de él, tenemos estilos diametralmente diferentes, pero seguro que heredé el cararrotismo delante de los micrófonos. Además, empecé haciendo radio con él, cuando tenia 13 años y creía saber de básquet. Tengo que reconocer que papá me metió en esto, y me ayudo mucho a saciar mi curiosidad de cómo funcionaba el medio.
Desde chiquito, cuando vivíamos en Buenos Aires e incluso me hizo ser modelo infantil para “El mundo de Ante Garmaz” en canal 7 (historia verídica, lo juro).
Lo que nunca aprendí, fue a vender, donde él la tiene clara. No me saldría vender ni siquiera estufas en Alaska.

-¿Específicamente a qué público de lectores y/u oyentes le apuntan?
– Básicamente a quien guste del rock y el humor combinados. Como ya te mencione, en el programa hacemos lo que nos gusta a nosotros, sinceramente no apuntamos a un público específico y creo que es lo mejor, no nos condiciona. Con la música por ejemplo, si apuntás a los más chicos tenés que pasar algunos de los últimos hits aunque te duela, y si apuntás a los de 25 para arriba, pasás algo de esta década y no les gusta.
El tema del humor siempre es más relativo. Nuestras influencias al respecto son variadas. Desde Cha cha cha a Dolina, haciendo escala en Pettinato y Castelo. Robándole a muchos, no se nota tanto el choreo. Pero sabemos que si hay algo que no se puede, es hacer reír a todo el mundo.

-¿Qué fue lo más groso qué les pasó desde que están al aire?

– Algo que disfrutamos muchísimo fue la nominación al Martín Fierro del interior por lo que hicimos en el 2005, el año que quizás tomamos más en serio este proyecto. No podíamos creer que un programa hecho por dos amateurs este a la altura de producciones grosas en ciudades como Mendoza o cualquier capital de provincia.
Ese año hicimos un programa lo mas profesional posible, siempre había bandas invitadas y personas conocidas de la ciudad participando de los sketchs, aunque nada tuvieras que ver con el rock. Así pasaron, por mencionar a algunos pocos, Claudio Andiarena, María Inés Mazza, Ceci Coran, Elías El Hage, Pepo Sanzano, Pascual Pina y muchísimos más.
También estuvo el buenísimo el proceso de irnos dando cuenta que podíamos hacer un programa copado.
Y ni hablar de los amigos que nos fue dando el medio, que quizás no sean tantos, pero nos han bancado muchísimo.

-¿Por cuántas radios pasaron?
– Arrancamos en la 99.9, Parada Cero. En el 2005 pasamos a FM Tandil. Después de estar en la nebulosa un año, en 2007 arribamos a FM Nitro 107.9, donde aún tenemos nuestro horario los viernes de 22 a 24 hs.. Además, en esta etapa nos retransmiten dos radios venezolanas (www.sinruido.net y www.2k2.com) y FM 105 en Casbas, Provincia de Buenos Aires.
Y si alguien de donde sea en el planeta está leyendo esto y nos quiere retransmitir, buenísimo.
Además, es muy importante para nosotros la difusión vía Internet, el facebook ayuda mucho, y en nuestro blog – www.buenosperdedores.blogspot.com – subimos los audios todas las semanas para escucharlos en cualquier momento.

-¿Y lo más feo que les ocurrió con Buenos Perdedores?
– Siempre sentimos cierta ingratitud. Si ánimo de ser soberbio, creo que aportamos bastante en estos 10 años al rock y a la radio tandilense de un modo incondicional, y mucha gente de Tandil no hizo más que bardear en su momento. Nadie en especifico, así pasa cuando no sabés quién te escucha y quién no. Se siente cierta falta de reconocimiento.
Ojo, hay mucha gente copadísima que nos sigue desde hace mucho, y bocha de gente dentro del ambiente rockero que nos banca a morir y nos reconoce el laburo. Pero Tandil tiene eso de que lo de afuera esta genial y lo hecho acá no vale tanto porque lo hace el vecino de la esquina (o este caso el boludo de los pelos de colores y el otro que es más serio). De todos modos, toca aprender a vivir con eso.

-Definime BP en pocas palabras…

– En principio es un programa de rock y humor, pero con el tiempo se transformó en mucho más que eso, al menos para nosotros. Ser un Buen Perdedor es casi una filosofía de vida. Como dice nuestro slogan “Todos en la vida vamos a perder alguna vez”, por ende, hay que saber perder, pasarla lo mejor posible mientras tanto y jamás perder la esperanza de una posible victoria, aunque sea sobre la hora. Somos el ejemplo más fiel, hace 10 años que hacemos un programa que nunca vio un peso, pero seguimos esperando que suene el teléfono y el que esté del otro lado sea Grinbak o Pergolini y nos diga “Muchachos, groso lo de ustedes, vénganse que tienen espacio en la Rock & Pop”. Aunque lo más probable es que pensemos que es una joda y le cortemos.

Deja un comentario

GRACIAS A BUENOS PERDEDORES EL HUMOR Y EL ROCK (COMBINADOS) PERDURAN EN LAS FM DE TANDIL

Cosa de Serranos entrevistó a Brando Bruni, uno de los conductores de la audición que lleva el enorme mérito de tener 10 años en el aire de distintas frecuencias moduladas de la ciudad y fue nominada a los Martín Fierro en 2005.

Antes que nada: súmense al facebook de los chicos que le ponen la mejor onda y toda la garra. Ahora sí, vamos a la nota.
 
-Contame esto de los 10 años del programa, no es común –o por lo menos yo no conozco mucho- que un programa de jóvenes perdure tanto a lo largo del tiempo, acá, en Tandil. Corregime si me equivoco…

– Es raro que cualquier programa dure mucho en Tandil, creo. El programa de rock que recuerdo duró un montón fue “Alcatraz”, conducido por Diego Jaime, aunque el propio Diego no se acuerda cuánto (eso es posta: no se acuerda). Pero él mismo me dijo que si llegábamos a los 10 años le ganábamos, y llegamos. También tengo que mencionar a “No corras que es peor”, hoy en FM Nitro, el Gavilán viene remándola hace bocha.

-¿Por qué creés que en vuestro caso sí han logrado tal continuidad?

– Pura perseverancia, como el burro. El programa nunca rindió frutos comerciales, acá en Tandil el rock y el humor no garpan. Somos el típico “por amor al arte”, pero en este caso, no se si está presente la parte del arte. Nos gusta mucho hacer el programa, eso es fundamental, la pasamos bien.
Lo único bueno de que no haya guita de por medio es que con los únicos que tenemos una responsabilidad es con nosotros mismos, por ende, no hacemos nada que no nos guste dentro del programa.

-Me gustaría que me cuentes, además, ¿cómo nació Buenos Perdedores?

– BP empezó de casualidad, como la mayoría de las mejores cosas del mundo (Y las peores también, estamos nosotros como muestra). FM Parada Cero hizo una convocatoria y tanto Juan Pablo como yo fuimos. Se buscaban pibes para hacer un magazine los sábados a la tarde. Ni siquiera era un casting, todos los que querían, entraban. Así empezamos 5 o 6 personas, y sobrevivimos nosotros.
O sea, hace 10 años que estamos al aire, y nos conocimos casi en el aire mismo, una semana antes de decir una primera palabra al micrófono.
Después el programa fue creciendo mucho mas de lo que esperábamos, ayudados por la gran audiencia que tenia la 99.9 en esas épocas, y encima no existían los reproductores de mp3.

Gracias a eso el programa tuvo su edición nocturna, donde empezamos a meternos más de lleno en el humor de puro cararrotas que somos, y salié algo que nos encantó, nos dimos cuenta que eso era lo que queríamos hacer. Nos descubrimos humoristas.

-Contá con qué intenciones lo comenzaste y si se te fueron cumpliendo esas expectativas.

– Como  se desprende de lo que te dije recién, las intenciones eran nulas. O mejor dicho, cada uno fue a ver qué podía hacer, a jugar. Tener un programa de radio era una especie de sueño. Y tener un programa de rock, una pequeña gloria. Cualquier expectativa fue ampliamente superada. Además es facilísimo superarlas cuando no se tiene ninguna.

-¿Quiénes te acompañan o te acompañaron en algún momento?

– Juan Pablo Carlino y yo somos los que venimos remándola desde el principio con esto de perder de la mejor manera posible. Nosotros mismos nos asombramos de cómo nos complementamos. Somos una especie de matrimonio radial, obviamente sin sexo (como cualquier matrimonio después de 10 años supongo).
En el camino nos ayudó mucha gente, por supuesto. El staff de Parada Cero, con Rubén y Mirta a la cabeza. En un principio nos acompañaron al aire Gustavo, Gabriela y Victoria (la hermana de JP), que fueron los astutos de se bajaron del barco.
Después la gente de FM Tandil, en ese momento de Ricardo Berlari, que nos trató de maravillas. Detrás de micrófonos estaban Laura Pey y Julián Arocena que daban una mano grosa, y Alejandro Artola, un operador de la hostia.
Hoy Juan Manuel Fernández de La Nitro, es quien nos banca y nos opera cuando salimos en vivo.

-¿Sacaste algo de tu viejo, en esto de lo vinculado al periodismo y el espectáculo?
– Viéndome al espejo, creo que la panza. No sé si saqué algo directamente de él, tenemos estilos diametralmente diferentes, pero seguro que heredé el cararrotismo delante de los micrófonos. Además, empecé haciendo radio con él, cuando tenia 13 años y creía saber de básquet. Tengo que reconocer que papá me metió en esto, y me ayudo mucho a saciar mi curiosidad de cómo funcionaba el medio.
Desde chiquito, cuando vivíamos en Buenos Aires e incluso me hizo ser modelo infantil para “El mundo de Ante Garmaz” en canal 7 (historia verídica, lo juro).
Lo que nunca aprendí, fue a vender, donde él la tiene clara. No me saldría vender ni siquiera estufas en Alaska.

-¿Específicamente a qué público de lectores y/u oyentes le apuntan?
– Básicamente a quien guste del rock y el humor combinados. Como ya te mencione, en el programa hacemos lo que nos gusta a nosotros, sinceramente no apuntamos a un público específico y creo que es lo mejor, no nos condiciona. Con la música por ejemplo, si apuntás a los más chicos tenés que pasar algunos de los últimos hits aunque te duela, y si apuntás a los de 25 para arriba, pasás algo de esta década y no les gusta.
El tema del humor siempre es más relativo. Nuestras influencias al respecto son variadas. Desde Cha cha cha a Dolina, haciendo escala en Pettinato y Castelo. Robándole a muchos, no se nota tanto el choreo. Pero sabemos que si hay algo que no se puede, es hacer reír a todo el mundo.

-¿Qué fue lo más groso qué les pasó desde que están al aire?

– Algo que disfrutamos muchísimo fue la nominación al Martín Fierro del interior por lo que hicimos en el 2005, el año que quizás tomamos más en serio este proyecto. No podíamos creer que un programa hecho por dos amateurs este a la altura de producciones grosas en ciudades como Mendoza o cualquier capital de provincia.
Ese año hicimos un programa lo mas profesional posible, siempre había bandas invitadas y personas conocidas de la ciudad participando de los sketchs, aunque nada tuvieras que ver con el rock. Así pasaron, por mencionar a algunos pocos, Claudio Andiarena, María Inés Mazza, Ceci Coran, Elías El Hage, Pepo Sanzano, Pascual Pina y muchísimos más.
También estuvo el buenísimo el proceso de irnos dando cuenta que podíamos hacer un programa copado.
Y ni hablar de los amigos que nos fue dando el medio, que quizás no sean tantos, pero nos han bancado muchísimo.

-¿Por cuántas radios pasaron?
– Arrancamos en la 99.9, Parada Cero. En el 2005 pasamos a FM Tandil. Después de estar en la nebulosa un año, en 2007 arribamos a FM Nitro 107.9, donde aún tenemos nuestro horario los viernes de 22 a 24 hs.. Además, en esta etapa nos retransmiten dos radios venezolanas (www.sinruido.net y www.2k2.com) y FM 105 en Casbas, Provincia de Buenos Aires.
Y si alguien de donde sea en el planeta está leyendo esto y nos quiere retransmitir, buenísimo.
Además, es muy importante para nosotros la difusión vía Internet, el facebook ayuda mucho, y en nuestro blog – www.buenosperdedores.blogspot.com – subimos los audios todas las semanas para escucharlos en cualquier momento.

-¿Y lo más feo que les ocurrió con Buenos Perdedores?
– Siempre sentimos cierta ingratitud. Si ánimo de ser soberbio, creo que aportamos bastante en estos 10 años al rock y a la radio tandilense de un modo incondicional, y mucha gente de Tandil no hizo más que bardear en su momento. Nadie en especifico, así pasa cuando no sabés quién te escucha y quién no. Se siente cierta falta de reconocimiento.
Ojo, hay mucha gente copadísima que nos sigue desde hace mucho, y bocha de gente dentro del ambiente rockero que nos banca a morir y nos reconoce el laburo. Pero Tandil tiene eso de que lo de afuera esta genial y lo hecho acá no vale tanto porque lo hace el vecino de la esquina (o este caso el boludo de los pelos de colores y el otro que es más serio). De todos modos, toca aprender a vivir con eso.

-Definime BP en pocas palabras…

– En principio es un programa de rock y humor, pero con el tiempo se transformó en mucho más que eso, al menos para nosotros. Ser un Buen Perdedor es casi una filosofía de vida. Como dice nuestro slogan “Todos en la vida vamos a perder alguna vez”, por ende, hay que saber perder, pasarla lo mejor posible mientras tanto y jamás perder la esperanza de una posible victoria, aunque sea sobre la hora. Somos el ejemplo más fiel, hace 10 años que hacemos un programa que nunca vio un peso, pero seguimos esperando que suene el teléfono y el que esté del otro lado sea Grinbak o Pergolini y nos diga “Muchachos, groso lo de ustedes, vénganse que tienen espacio en la Rock & Pop”. Aunque lo más probable es que pensemos que es una joda y le cortemos.

Deja un comentario

GRACIAS A BUENOS PERDEDORES EL HUMOR Y EL ROCK (COMBINADOS) PERDURAN EN LAS FM DE TANDIL

Cosa de Serranos entrevistó a Brando Bruni, uno de los conductores de la audición que lleva el enorme mérito de tener 10 años en el aire de distintas frecuencias moduladas de la ciudad y fue nominada a los Martín Fierro en 2005.

Antes que nada: súmense al facebook de los chicos que le ponen la mejor onda y toda la garra. Ahora sí, vamos a la nota.
 
-Contame esto de los 10 años del programa, no es común –o por lo menos yo no conozco mucho- que un programa de jóvenes perdure tanto a lo largo del tiempo, acá, en Tandil. Corregime si me equivoco…

– Es raro que cualquier programa dure mucho en Tandil, creo. El programa de rock que recuerdo duró un montón fue “Alcatraz”, conducido por Diego Jaime, aunque el propio Diego no se acuerda cuánto (eso es posta: no se acuerda). Pero él mismo me dijo que si llegábamos a los 10 años le ganábamos, y llegamos. También tengo que mencionar a “No corras que es peor”, hoy en FM Nitro, el Gavilán viene remándola hace bocha.

-¿Por qué creés que en vuestro caso sí han logrado tal continuidad?

– Pura perseverancia, como el burro. El programa nunca rindió frutos comerciales, acá en Tandil el rock y el humor no garpan. Somos el típico “por amor al arte”, pero en este caso, no se si está presente la parte del arte. Nos gusta mucho hacer el programa, eso es fundamental, la pasamos bien.
Lo único bueno de que no haya guita de por medio es que con los únicos que tenemos una responsabilidad es con nosotros mismos, por ende, no hacemos nada que no nos guste dentro del programa.

-Me gustaría que me cuentes, además, ¿cómo nació Buenos Perdedores?

– BP empezó de casualidad, como la mayoría de las mejores cosas del mundo (Y las peores también, estamos nosotros como muestra). FM Parada Cero hizo una convocatoria y tanto Juan Pablo como yo fuimos. Se buscaban pibes para hacer un magazine los sábados a la tarde. Ni siquiera era un casting, todos los que querían, entraban. Así empezamos 5 o 6 personas, y sobrevivimos nosotros.
O sea, hace 10 años que estamos al aire, y nos conocimos casi en el aire mismo, una semana antes de decir una primera palabra al micrófono.
Después el programa fue creciendo mucho mas de lo que esperábamos, ayudados por la gran audiencia que tenia la 99.9 en esas épocas, y encima no existían los reproductores de mp3.

Gracias a eso el programa tuvo su edición nocturna, donde empezamos a meternos más de lleno en el humor de puro cararrotas que somos, y salié algo que nos encantó, nos dimos cuenta que eso era lo que queríamos hacer. Nos descubrimos humoristas.

-Contá con qué intenciones lo comenzaste y si se te fueron cumpliendo esas expectativas.

– Como  se desprende de lo que te dije recién, las intenciones eran nulas. O mejor dicho, cada uno fue a ver qué podía hacer, a jugar. Tener un programa de radio era una especie de sueño. Y tener un programa de rock, una pequeña gloria. Cualquier expectativa fue ampliamente superada. Además es facilísimo superarlas cuando no se tiene ninguna.

-¿Quiénes te acompañan o te acompañaron en algún momento?

– Juan Pablo Carlino y yo somos los que venimos remándola desde el principio con esto de perder de la mejor manera posible. Nosotros mismos nos asombramos de cómo nos complementamos. Somos una especie de matrimonio radial, obviamente sin sexo (como cualquier matrimonio después de 10 años supongo).
En el camino nos ayudó mucha gente, por supuesto. El staff de Parada Cero, con Rubén y Mirta a la cabeza. En un principio nos acompañaron al aire Gustavo, Gabriela y Victoria (la hermana de JP), que fueron los astutos de se bajaron del barco.
Después la gente de FM Tandil, en ese momento de Ricardo Berlari, que nos trató de maravillas. Detrás de micrófonos estaban Laura Pey y Julián Arocena que daban una mano grosa, y Alejandro Artola, un operador de la hostia.
Hoy Juan Manuel Fernández de La Nitro, es quien nos banca y nos opera cuando salimos en vivo.

-¿Sacaste algo de tu viejo, en esto de lo vinculado al periodismo y el espectáculo?
– Viéndome al espejo, creo que la panza. No sé si saqué algo directamente de él, tenemos estilos diametralmente diferentes, pero seguro que heredé el cararrotismo delante de los micrófonos. Además, empecé haciendo radio con él, cuando tenia 13 años y creía saber de básquet. Tengo que reconocer que papá me metió en esto, y me ayudo mucho a saciar mi curiosidad de cómo funcionaba el medio.
Desde chiquito, cuando vivíamos en Buenos Aires e incluso me hizo ser modelo infantil para “El mundo de Ante Garmaz” en canal 7 (historia verídica, lo juro).
Lo que nunca aprendí, fue a vender, donde él la tiene clara. No me saldría vender ni siquiera estufas en Alaska.

-¿Específicamente a qué público de lectores y/u oyentes le apuntan?
– Básicamente a quien guste del rock y el humor combinados. Como ya te mencione, en el programa hacemos lo que nos gusta a nosotros, sinceramente no apuntamos a un público específico y creo que es lo mejor, no nos condiciona. Con la música por ejemplo, si apuntás a los más chicos tenés que pasar algunos de los últimos hits aunque te duela, y si apuntás a los de 25 para arriba, pasás algo de esta década y no les gusta.
El tema del humor siempre es más relativo. Nuestras influencias al respecto son variadas. Desde Cha cha cha a Dolina, haciendo escala en Pettinato y Castelo. Robándole a muchos, no se nota tanto el choreo. Pero sabemos que si hay algo que no se puede, es hacer reír a todo el mundo.

-¿Qué fue lo más groso qué les pasó desde que están al aire?

– Algo que disfrutamos muchísimo fue la nominación al Martín Fierro del interior por lo que hicimos en el 2005, el año que quizás tomamos más en serio este proyecto. No podíamos creer que un programa hecho por dos amateurs este a la altura de producciones grosas en ciudades como Mendoza o cualquier capital de provincia.
Ese año hicimos un programa lo mas profesional posible, siempre había bandas invitadas y personas conocidas de la ciudad participando de los sketchs, aunque nada tuvieras que ver con el rock. Así pasaron, por mencionar a algunos pocos, Claudio Andiarena, María Inés Mazza, Ceci Coran, Elías El Hage, Pepo Sanzano, Pascual Pina y muchísimos más.
También estuvo el buenísimo el proceso de irnos dando cuenta que podíamos hacer un programa copado.
Y ni hablar de los amigos que nos fue dando el medio, que quizás no sean tantos, pero nos han bancado muchísimo.

-¿Por cuántas radios pasaron?
– Arrancamos en la 99.9, Parada Cero. En el 2005 pasamos a FM Tandil. Después de estar en la nebulosa un año, en 2007 arribamos a FM Nitro 107.9, donde aún tenemos nuestro horario los viernes de 22 a 24 hs.. Además, en esta etapa nos retransmiten dos radios venezolanas (www.sinruido.net y www.2k2.com) y FM 105 en Casbas, Provincia de Buenos Aires.
Y si alguien de donde sea en el planeta está leyendo esto y nos quiere retransmitir, buenísimo.
Además, es muy importante para nosotros la difusión vía Internet, el facebook ayuda mucho, y en nuestro blog – www.buenosperdedores.blogspot.com – subimos los audios todas las semanas para escucharlos en cualquier momento.

-¿Y lo más feo que les ocurrió con Buenos Perdedores?
– Siempre sentimos cierta ingratitud. Si ánimo de ser soberbio, creo que aportamos bastante en estos 10 años al rock y a la radio tandilense de un modo incondicional, y mucha gente de Tandil no hizo más que bardear en su momento. Nadie en especifico, así pasa cuando no sabés quién te escucha y quién no. Se siente cierta falta de reconocimiento.
Ojo, hay mucha gente copadísima que nos sigue desde hace mucho, y bocha de gente dentro del ambiente rockero que nos banca a morir y nos reconoce el laburo. Pero Tandil tiene eso de que lo de afuera esta genial y lo hecho acá no vale tanto porque lo hace el vecino de la esquina (o este caso el boludo de los pelos de colores y el otro que es más serio). De todos modos, toca aprender a vivir con eso.

-Definime BP en pocas palabras…

– En principio es un programa de rock y humor, pero con el tiempo se transformó en mucho más que eso, al menos para nosotros. Ser un Buen Perdedor es casi una filosofía de vida. Como dice nuestro slogan “Todos en la vida vamos a perder alguna vez”, por ende, hay que saber perder, pasarla lo mejor posible mientras tanto y jamás perder la esperanza de una posible victoria, aunque sea sobre la hora. Somos el ejemplo más fiel, hace 10 años que hacemos un programa que nunca vio un peso, pero seguimos esperando que suene el teléfono y el que esté del otro lado sea Grinbak o Pergolini y nos diga “Muchachos, groso lo de ustedes, vénganse que tienen espacio en la Rock & Pop”. Aunque lo más probable es que pensemos que es una joda y le cortemos.

Deja un comentario

GRACIAS A BUENOS PERDEDORES EL HUMOR Y EL ROCK (COMBINADOS) PERDURAN EN LAS FM DE TANDIL

Cosa de Serranos entrevistó a Brando Bruni, uno de los conductores de la audición que lleva el enorme mérito de tener 10 años en el aire de distintas frecuencias moduladas de la ciudad y fue nominada a los Martín Fierro en 2005.

Antes que nada: súmense al facebook de los chicos que le ponen la mejor onda y toda la garra. Ahora sí, vamos a la nota.
 
-Contame esto de los 10 años del programa, no es común –o por lo menos yo no conozco mucho- que un programa de jóvenes perdure tanto a lo largo del tiempo, acá, en Tandil. Corregime si me equivoco…

– Es raro que cualquier programa dure mucho en Tandil, creo. El programa de rock que recuerdo duró un montón fue “Alcatraz”, conducido por Diego Jaime, aunque el propio Diego no se acuerda cuánto (eso es posta: no se acuerda). Pero él mismo me dijo que si llegábamos a los 10 años le ganábamos, y llegamos. También tengo que mencionar a “No corras que es peor”, hoy en FM Nitro, el Gavilán viene remándola hace bocha.

-¿Por qué creés que en vuestro caso sí han logrado tal continuidad?

– Pura perseverancia, como el burro. El programa nunca rindió frutos comerciales, acá en Tandil el rock y el humor no garpan. Somos el típico “por amor al arte”, pero en este caso, no se si está presente la parte del arte. Nos gusta mucho hacer el programa, eso es fundamental, la pasamos bien.
Lo único bueno de que no haya guita de por medio es que con los únicos que tenemos una responsabilidad es con nosotros mismos, por ende, no hacemos nada que no nos guste dentro del programa.

-Me gustaría que me cuentes, además, ¿cómo nació Buenos Perdedores?

– BP empezó de casualidad, como la mayoría de las mejores cosas del mundo (Y las peores también, estamos nosotros como muestra). FM Parada Cero hizo una convocatoria y tanto Juan Pablo como yo fuimos. Se buscaban pibes para hacer un magazine los sábados a la tarde. Ni siquiera era un casting, todos los que querían, entraban. Así empezamos 5 o 6 personas, y sobrevivimos nosotros.
O sea, hace 10 años que estamos al aire, y nos conocimos casi en el aire mismo, una semana antes de decir una primera palabra al micrófono.
Después el programa fue creciendo mucho mas de lo que esperábamos, ayudados por la gran audiencia que tenia la 99.9 en esas épocas, y encima no existían los reproductores de mp3.

Gracias a eso el programa tuvo su edición nocturna, donde empezamos a meternos más de lleno en el humor de puro cararrotas que somos, y salié algo que nos encantó, nos dimos cuenta que eso era lo que queríamos hacer. Nos descubrimos humoristas.

-Contá con qué intenciones lo comenzaste y si se te fueron cumpliendo esas expectativas.

– Como  se desprende de lo que te dije recién, las intenciones eran nulas. O mejor dicho, cada uno fue a ver qué podía hacer, a jugar. Tener un programa de radio era una especie de sueño. Y tener un programa de rock, una pequeña gloria. Cualquier expectativa fue ampliamente superada. Además es facilísimo superarlas cuando no se tiene ninguna.

-¿Quiénes te acompañan o te acompañaron en algún momento?

– Juan Pablo Carlino y yo somos los que venimos remándola desde el principio con esto de perder de la mejor manera posible. Nosotros mismos nos asombramos de cómo nos complementamos. Somos una especie de matrimonio radial, obviamente sin sexo (como cualquier matrimonio después de 10 años supongo).
En el camino nos ayudó mucha gente, por supuesto. El staff de Parada Cero, con Rubén y Mirta a la cabeza. En un principio nos acompañaron al aire Gustavo, Gabriela y Victoria (la hermana de JP), que fueron los astutos de se bajaron del barco.
Después la gente de FM Tandil, en ese momento de Ricardo Berlari, que nos trató de maravillas. Detrás de micrófonos estaban Laura Pey y Julián Arocena que daban una mano grosa, y Alejandro Artola, un operador de la hostia.
Hoy Juan Manuel Fernández de La Nitro, es quien nos banca y nos opera cuando salimos en vivo.

-¿Sacaste algo de tu viejo, en esto de lo vinculado al periodismo y el espectáculo?
– Viéndome al espejo, creo que la panza. No sé si saqué algo directamente de él, tenemos estilos diametralmente diferentes, pero seguro que heredé el cararrotismo delante de los micrófonos. Además, empecé haciendo radio con él, cuando tenia 13 años y creía saber de básquet. Tengo que reconocer que papá me metió en esto, y me ayudo mucho a saciar mi curiosidad de cómo funcionaba el medio.
Desde chiquito, cuando vivíamos en Buenos Aires e incluso me hizo ser modelo infantil para “El mundo de Ante Garmaz” en canal 7 (historia verídica, lo juro).
Lo que nunca aprendí, fue a vender, donde él la tiene clara. No me saldría vender ni siquiera estufas en Alaska.

-¿Específicamente a qué público de lectores y/u oyentes le apuntan?
– Básicamente a quien guste del rock y el humor combinados. Como ya te mencione, en el programa hacemos lo que nos gusta a nosotros, sinceramente no apuntamos a un público específico y creo que es lo mejor, no nos condiciona. Con la música por ejemplo, si apuntás a los más chicos tenés que pasar algunos de los últimos hits aunque te duela, y si apuntás a los de 25 para arriba, pasás algo de esta década y no les gusta.
El tema del humor siempre es más relativo. Nuestras influencias al respecto son variadas. Desde Cha cha cha a Dolina, haciendo escala en Pettinato y Castelo. Robándole a muchos, no se nota tanto el choreo. Pero sabemos que si hay algo que no se puede, es hacer reír a todo el mundo.

-¿Qué fue lo más groso qué les pasó desde que están al aire?

– Algo que disfrutamos muchísimo fue la nominación al Martín Fierro del interior por lo que hicimos en el 2005, el año que quizás tomamos más en serio este proyecto. No podíamos creer que un programa hecho por dos amateurs este a la altura de producciones grosas en ciudades como Mendoza o cualquier capital de provincia.
Ese año hicimos un programa lo mas profesional posible, siempre había bandas invitadas y personas conocidas de la ciudad participando de los sketchs, aunque nada tuvieras que ver con el rock. Así pasaron, por mencionar a algunos pocos, Claudio Andiarena, María Inés Mazza, Ceci Coran, Elías El Hage, Pepo Sanzano, Pascual Pina y muchísimos más.
También estuvo el buenísimo el proceso de irnos dando cuenta que podíamos hacer un programa copado.
Y ni hablar de los amigos que nos fue dando el medio, que quizás no sean tantos, pero nos han bancado muchísimo.

-¿Por cuántas radios pasaron?
– Arrancamos en la 99.9, Parada Cero. En el 2005 pasamos a FM Tandil. Después de estar en la nebulosa un año, en 2007 arribamos a FM Nitro 107.9, donde aún tenemos nuestro horario los viernes de 22 a 24 hs.. Además, en esta etapa nos retransmiten dos radios venezolanas (www.sinruido.net y www.2k2.com) y FM 105 en Casbas, Provincia de Buenos Aires.
Y si alguien de donde sea en el planeta está leyendo esto y nos quiere retransmitir, buenísimo.
Además, es muy importante para nosotros la difusión vía Internet, el facebook ayuda mucho, y en nuestro blog – www.buenosperdedores.blogspot.com – subimos los audios todas las semanas para escucharlos en cualquier momento.

-¿Y lo más feo que les ocurrió con Buenos Perdedores?
– Siempre sentimos cierta ingratitud. Si ánimo de ser soberbio, creo que aportamos bastante en estos 10 años al rock y a la radio tandilense de un modo incondicional, y mucha gente de Tandil no hizo más que bardear en su momento. Nadie en especifico, así pasa cuando no sabés quién te escucha y quién no. Se siente cierta falta de reconocimiento.
Ojo, hay mucha gente copadísima que nos sigue desde hace mucho, y bocha de gente dentro del ambiente rockero que nos banca a morir y nos reconoce el laburo. Pero Tandil tiene eso de que lo de afuera esta genial y lo hecho acá no vale tanto porque lo hace el vecino de la esquina (o este caso el boludo de los pelos de colores y el otro que es más serio). De todos modos, toca aprender a vivir con eso.

-Definime BP en pocas palabras…

– En principio es un programa de rock y humor, pero con el tiempo se transformó en mucho más que eso, al menos para nosotros. Ser un Buen Perdedor es casi una filosofía de vida. Como dice nuestro slogan “Todos en la vida vamos a perder alguna vez”, por ende, hay que saber perder, pasarla lo mejor posible mientras tanto y jamás perder la esperanza de una posible victoria, aunque sea sobre la hora. Somos el ejemplo más fiel, hace 10 años que hacemos un programa que nunca vio un peso, pero seguimos esperando que suene el teléfono y el que esté del otro lado sea Grinbak o Pergolini y nos diga “Muchachos, groso lo de ustedes, vénganse que tienen espacio en la Rock & Pop”. Aunque lo más probable es que pensemos que es una joda y le cortemos.

Deja un comentario

GRACIAS A BUENOS PERDEDORES EL HUMOR Y EL ROCK (COMBINADOS) PERDURAN EN LAS FM DE TANDIL

Cosa de Serranos entrevistó a Brando Bruni, uno de los conductores de la audición que lleva el enorme mérito de tener 10 años en el aire de distintas frecuencias moduladas de la ciudad y fue nominada a los Martín Fierro en 2005.

Antes que nada: súmense al facebook de los chicos que le ponen la mejor onda y toda la garra. Ahora sí, vamos a la nota.
 
-Contame esto de los 10 años del programa, no es común –o por lo menos yo no conozco mucho- que un programa de jóvenes perdure tanto a lo largo del tiempo, acá, en Tandil. Corregime si me equivoco…

– Es raro que cualquier programa dure mucho en Tandil, creo. El programa de rock que recuerdo duró un montón fue “Alcatraz”, conducido por Diego Jaime, aunque el propio Diego no se acuerda cuánto (eso es posta: no se acuerda). Pero él mismo me dijo que si llegábamos a los 10 años le ganábamos, y llegamos. También tengo que mencionar a “No corras que es peor”, hoy en FM Nitro, el Gavilán viene remándola hace bocha.

-¿Por qué creés que en vuestro caso sí han logrado tal continuidad?

– Pura perseverancia, como el burro. El programa nunca rindió frutos comerciales, acá en Tandil el rock y el humor no garpan. Somos el típico “por amor al arte”, pero en este caso, no se si está presente la parte del arte. Nos gusta mucho hacer el programa, eso es fundamental, la pasamos bien.
Lo único bueno de que no haya guita de por medio es que con los únicos que tenemos una responsabilidad es con nosotros mismos, por ende, no hacemos nada que no nos guste dentro del programa.

-Me gustaría que me cuentes, además, ¿cómo nació Buenos Perdedores?

– BP empezó de casualidad, como la mayoría de las mejores cosas del mundo (Y las peores también, estamos nosotros como muestra). FM Parada Cero hizo una convocatoria y tanto Juan Pablo como yo fuimos. Se buscaban pibes para hacer un magazine los sábados a la tarde. Ni siquiera era un casting, todos los que querían, entraban. Así empezamos 5 o 6 personas, y sobrevivimos nosotros.
O sea, hace 10 años que estamos al aire, y nos conocimos casi en el aire mismo, una semana antes de decir una primera palabra al micrófono.
Después el programa fue creciendo mucho mas de lo que esperábamos, ayudados por la gran audiencia que tenia la 99.9 en esas épocas, y encima no existían los reproductores de mp3.

Gracias a eso el programa tuvo su edición nocturna, donde empezamos a meternos más de lleno en el humor de puro cararrotas que somos, y salié algo que nos encantó, nos dimos cuenta que eso era lo que queríamos hacer. Nos descubrimos humoristas.

-Contá con qué intenciones lo comenzaste y si se te fueron cumpliendo esas expectativas.

– Como  se desprende de lo que te dije recién, las intenciones eran nulas. O mejor dicho, cada uno fue a ver qué podía hacer, a jugar. Tener un programa de radio era una especie de sueño. Y tener un programa de rock, una pequeña gloria. Cualquier expectativa fue ampliamente superada. Además es facilísimo superarlas cuando no se tiene ninguna.

-¿Quiénes te acompañan o te acompañaron en algún momento?

– Juan Pablo Carlino y yo somos los que venimos remándola desde el principio con esto de perder de la mejor manera posible. Nosotros mismos nos asombramos de cómo nos complementamos. Somos una especie de matrimonio radial, obviamente sin sexo (como cualquier matrimonio después de 10 años supongo).
En el camino nos ayudó mucha gente, por supuesto. El staff de Parada Cero, con Rubén y Mirta a la cabeza. En un principio nos acompañaron al aire Gustavo, Gabriela y Victoria (la hermana de JP), que fueron los astutos de se bajaron del barco.
Después la gente de FM Tandil, en ese momento de Ricardo Berlari, que nos trató de maravillas. Detrás de micrófonos estaban Laura Pey y Julián Arocena que daban una mano grosa, y Alejandro Artola, un operador de la hostia.
Hoy Juan Manuel Fernández de La Nitro, es quien nos banca y nos opera cuando salimos en vivo.

-¿Sacaste algo de tu viejo, en esto de lo vinculado al periodismo y el espectáculo?
– Viéndome al espejo, creo que la panza. No sé si saqué algo directamente de él, tenemos estilos diametralmente diferentes, pero seguro que heredé el cararrotismo delante de los micrófonos. Además, empecé haciendo radio con él, cuando tenia 13 años y creía saber de básquet. Tengo que reconocer que papá me metió en esto, y me ayudo mucho a saciar mi curiosidad de cómo funcionaba el medio.
Desde chiquito, cuando vivíamos en Buenos Aires e incluso me hizo ser modelo infantil para “El mundo de Ante Garmaz” en canal 7 (historia verídica, lo juro).
Lo que nunca aprendí, fue a vender, donde él la tiene clara. No me saldría vender ni siquiera estufas en Alaska.

-¿Específicamente a qué público de lectores y/u oyentes le apuntan?
– Básicamente a quien guste del rock y el humor combinados. Como ya te mencione, en el programa hacemos lo que nos gusta a nosotros, sinceramente no apuntamos a un público específico y creo que es lo mejor, no nos condiciona. Con la música por ejemplo, si apuntás a los más chicos tenés que pasar algunos de los últimos hits aunque te duela, y si apuntás a los de 25 para arriba, pasás algo de esta década y no les gusta.
El tema del humor siempre es más relativo. Nuestras influencias al respecto son variadas. Desde Cha cha cha a Dolina, haciendo escala en Pettinato y Castelo. Robándole a muchos, no se nota tanto el choreo. Pero sabemos que si hay algo que no se puede, es hacer reír a todo el mundo.

-¿Qué fue lo más groso qué les pasó desde que están al aire?

– Algo que disfrutamos muchísimo fue la nominación al Martín Fierro del interior por lo que hicimos en el 2005, el año que quizás tomamos más en serio este proyecto. No podíamos creer que un programa hecho por dos amateurs este a la altura de producciones grosas en ciudades como Mendoza o cualquier capital de provincia.
Ese año hicimos un programa lo mas profesional posible, siempre había bandas invitadas y personas conocidas de la ciudad participando de los sketchs, aunque nada tuvieras que ver con el rock. Así pasaron, por mencionar a algunos pocos, Claudio Andiarena, María Inés Mazza, Ceci Coran, Elías El Hage, Pepo Sanzano, Pascual Pina y muchísimos más.
También estuvo el buenísimo el proceso de irnos dando cuenta que podíamos hacer un programa copado.
Y ni hablar de los amigos que nos fue dando el medio, que quizás no sean tantos, pero nos han bancado muchísimo.

-¿Por cuántas radios pasaron?
– Arrancamos en la 99.9, Parada Cero. En el 2005 pasamos a FM Tandil. Después de estar en la nebulosa un año, en 2007 arribamos a FM Nitro 107.9, donde aún tenemos nuestro horario los viernes de 22 a 24 hs.. Además, en esta etapa nos retransmiten dos radios venezolanas (www.sinruido.net y www.2k2.com) y FM 105 en Casbas, Provincia de Buenos Aires.
Y si alguien de donde sea en el planeta está leyendo esto y nos quiere retransmitir, buenísimo.
Además, es muy importante para nosotros la difusión vía Internet, el facebook ayuda mucho, y en nuestro blog – www.buenosperdedores.blogspot.com – subimos los audios todas las semanas para escucharlos en cualquier momento.

-¿Y lo más feo que les ocurrió con Buenos Perdedores?
– Siempre sentimos cierta ingratitud. Si ánimo de ser soberbio, creo que aportamos bastante en estos 10 años al rock y a la radio tandilense de un modo incondicional, y mucha gente de Tandil no hizo más que bardear en su momento. Nadie en especifico, así pasa cuando no sabés quién te escucha y quién no. Se siente cierta falta de reconocimiento.
Ojo, hay mucha gente copadísima que nos sigue desde hace mucho, y bocha de gente dentro del ambiente rockero que nos banca a morir y nos reconoce el laburo. Pero Tandil tiene eso de que lo de afuera esta genial y lo hecho acá no vale tanto porque lo hace el vecino de la esquina (o este caso el boludo de los pelos de colores y el otro que es más serio). De todos modos, toca aprender a vivir con eso.

-Definime BP en pocas palabras…

– En principio es un programa de rock y humor, pero con el tiempo se transformó en mucho más que eso, al menos para nosotros. Ser un Buen Perdedor es casi una filosofía de vida. Como dice nuestro slogan “Todos en la vida vamos a perder alguna vez”, por ende, hay que saber perder, pasarla lo mejor posible mientras tanto y jamás perder la esperanza de una posible victoria, aunque sea sobre la hora. Somos el ejemplo más fiel, hace 10 años que hacemos un programa que nunca vio un peso, pero seguimos esperando que suene el teléfono y el que esté del otro lado sea Grinbak o Pergolini y nos diga “Muchachos, groso lo de ustedes, vénganse que tienen espacio en la Rock & Pop”. Aunque lo más probable es que pensemos que es una joda y le cortemos.

Deja un comentario

GRACIAS A BUENOS PERDEDORES EL HUMOR Y EL ROCK (COMBINADOS) PERDURAN EN LAS FM DE TANDIL

Cosa de Serranos entrevistó a Brando Bruni, uno de los conductores de la audición que lleva el enorme mérito de tener 10 años en el aire de distintas frecuencias moduladas de la ciudad y fue nominada a los Martín Fierro en 2005.

Antes que nada: súmense al facebook de los chicos que le ponen la mejor onda y toda la garra. Ahora sí, vamos a la nota.
 
-Contame esto de los 10 años del programa, no es común –o por lo menos yo no conozco mucho- que un programa de jóvenes perdure tanto a lo largo del tiempo, acá, en Tandil. Corregime si me equivoco…

– Es raro que cualquier programa dure mucho en Tandil, creo. El programa de rock que recuerdo duró un montón fue “Alcatraz”, conducido por Diego Jaime, aunque el propio Diego no se acuerda cuánto (eso es posta: no se acuerda). Pero él mismo me dijo que si llegábamos a los 10 años le ganábamos, y llegamos. También tengo que mencionar a “No corras que es peor”, hoy en FM Nitro, el Gavilán viene remándola hace bocha.

-¿Por qué creés que en vuestro caso sí han logrado tal continuidad?

– Pura perseverancia, como el burro. El programa nunca rindió frutos comerciales, acá en Tandil el rock y el humor no garpan. Somos el típico “por amor al arte”, pero en este caso, no se si está presente la parte del arte. Nos gusta mucho hacer el programa, eso es fundamental, la pasamos bien.
Lo único bueno de que no haya guita de por medio es que con los únicos que tenemos una responsabilidad es con nosotros mismos, por ende, no hacemos nada que no nos guste dentro del programa.

-Me gustaría que me cuentes, además, ¿cómo nació Buenos Perdedores?

– BP empezó de casualidad, como la mayoría de las mejores cosas del mundo (Y las peores también, estamos nosotros como muestra). FM Parada Cero hizo una convocatoria y tanto Juan Pablo como yo fuimos. Se buscaban pibes para hacer un magazine los sábados a la tarde. Ni siquiera era un casting, todos los que querían, entraban. Así empezamos 5 o 6 personas, y sobrevivimos nosotros.
O sea, hace 10 años que estamos al aire, y nos conocimos casi en el aire mismo, una semana antes de decir una primera palabra al micrófono.
Después el programa fue creciendo mucho mas de lo que esperábamos, ayudados por la gran audiencia que tenia la 99.9 en esas épocas, y encima no existían los reproductores de mp3.

Gracias a eso el programa tuvo su edición nocturna, donde empezamos a meternos más de lleno en el humor de puro cararrotas que somos, y salié algo que nos encantó, nos dimos cuenta que eso era lo que queríamos hacer. Nos descubrimos humoristas.

-Contá con qué intenciones lo comenzaste y si se te fueron cumpliendo esas expectativas.

– Como  se desprende de lo que te dije recién, las intenciones eran nulas. O mejor dicho, cada uno fue a ver qué podía hacer, a jugar. Tener un programa de radio era una especie de sueño. Y tener un programa de rock, una pequeña gloria. Cualquier expectativa fue ampliamente superada. Además es facilísimo superarlas cuando no se tiene ninguna.

-¿Quiénes te acompañan o te acompañaron en algún momento?

– Juan Pablo Carlino y yo somos los que venimos remándola desde el principio con esto de perder de la mejor manera posible. Nosotros mismos nos asombramos de cómo nos complementamos. Somos una especie de matrimonio radial, obviamente sin sexo (como cualquier matrimonio después de 10 años supongo).
En el camino nos ayudó mucha gente, por supuesto. El staff de Parada Cero, con Rubén y Mirta a la cabeza. En un principio nos acompañaron al aire Gustavo, Gabriela y Victoria (la hermana de JP), que fueron los astutos de se bajaron del barco.
Después la gente de FM Tandil, en ese momento de Ricardo Berlari, que nos trató de maravillas. Detrás de micrófonos estaban Laura Pey y Julián Arocena que daban una mano grosa, y Alejandro Artola, un operador de la hostia.
Hoy Juan Manuel Fernández de La Nitro, es quien nos banca y nos opera cuando salimos en vivo.

-¿Sacaste algo de tu viejo, en esto de lo vinculado al periodismo y el espectáculo?
– Viéndome al espejo, creo que la panza. No sé si saqué algo directamente de él, tenemos estilos diametralmente diferentes, pero seguro que heredé el cararrotismo delante de los micrófonos. Además, empecé haciendo radio con él, cuando tenia 13 años y creía saber de básquet. Tengo que reconocer que papá me metió en esto, y me ayudo mucho a saciar mi curiosidad de cómo funcionaba el medio.
Desde chiquito, cuando vivíamos en Buenos Aires e incluso me hizo ser modelo infantil para “El mundo de Ante Garmaz” en canal 7 (historia verídica, lo juro).
Lo que nunca aprendí, fue a vender, donde él la tiene clara. No me saldría vender ni siquiera estufas en Alaska.

-¿Específicamente a qué público de lectores y/u oyentes le apuntan?
– Básicamente a quien guste del rock y el humor combinados. Como ya te mencione, en el programa hacemos lo que nos gusta a nosotros, sinceramente no apuntamos a un público específico y creo que es lo mejor, no nos condiciona. Con la música por ejemplo, si apuntás a los más chicos tenés que pasar algunos de los últimos hits aunque te duela, y si apuntás a los de 25 para arriba, pasás algo de esta década y no les gusta.
El tema del humor siempre es más relativo. Nuestras influencias al respecto son variadas. Desde Cha cha cha a Dolina, haciendo escala en Pettinato y Castelo. Robándole a muchos, no se nota tanto el choreo. Pero sabemos que si hay algo que no se puede, es hacer reír a todo el mundo.

-¿Qué fue lo más groso qué les pasó desde que están al aire?

– Algo que disfrutamos muchísimo fue la nominación al Martín Fierro del interior por lo que hicimos en el 2005, el año que quizás tomamos más en serio este proyecto. No podíamos creer que un programa hecho por dos amateurs este a la altura de producciones grosas en ciudades como Mendoza o cualquier capital de provincia.
Ese año hicimos un programa lo mas profesional posible, siempre había bandas invitadas y personas conocidas de la ciudad participando de los sketchs, aunque nada tuvieras que ver con el rock. Así pasaron, por mencionar a algunos pocos, Claudio Andiarena, María Inés Mazza, Ceci Coran, Elías El Hage, Pepo Sanzano, Pascual Pina y muchísimos más.
También estuvo el buenísimo el proceso de irnos dando cuenta que podíamos hacer un programa copado.
Y ni hablar de los amigos que nos fue dando el medio, que quizás no sean tantos, pero nos han bancado muchísimo.

-¿Por cuántas radios pasaron?
– Arrancamos en la 99.9, Parada Cero. En el 2005 pasamos a FM Tandil. Después de estar en la nebulosa un año, en 2007 arribamos a FM Nitro 107.9, donde aún tenemos nuestro horario los viernes de 22 a 24 hs.. Además, en esta etapa nos retransmiten dos radios venezolanas (www.sinruido.net y www.2k2.com) y FM 105 en Casbas, Provincia de Buenos Aires.
Y si alguien de donde sea en el planeta está leyendo esto y nos quiere retransmitir, buenísimo.
Además, es muy importante para nosotros la difusión vía Internet, el facebook ayuda mucho, y en nuestro blog – www.buenosperdedores.blogspot.com – subimos los audios todas las semanas para escucharlos en cualquier momento.

-¿Y lo más feo que les ocurrió con Buenos Perdedores?
– Siempre sentimos cierta ingratitud. Si ánimo de ser soberbio, creo que aportamos bastante en estos 10 años al rock y a la radio tandilense de un modo incondicional, y mucha gente de Tandil no hizo más que bardear en su momento. Nadie en especifico, así pasa cuando no sabés quién te escucha y quién no. Se siente cierta falta de reconocimiento.
Ojo, hay mucha gente copadísima que nos sigue desde hace mucho, y bocha de gente dentro del ambiente rockero que nos banca a morir y nos reconoce el laburo. Pero Tandil tiene eso de que lo de afuera esta genial y lo hecho acá no vale tanto porque lo hace el vecino de la esquina (o este caso el boludo de los pelos de colores y el otro que es más serio). De todos modos, toca aprender a vivir con eso.

-Definime BP en pocas palabras…

– En principio es un programa de rock y humor, pero con el tiempo se transformó en mucho más que eso, al menos para nosotros. Ser un Buen Perdedor es casi una filosofía de vida. Como dice nuestro slogan “Todos en la vida vamos a perder alguna vez”, por ende, hay que saber perder, pasarla lo mejor posible mientras tanto y jamás perder la esperanza de una posible victoria, aunque sea sobre la hora. Somos el ejemplo más fiel, hace 10 años que hacemos un programa que nunca vio un peso, pero seguimos esperando que suene el teléfono y el que esté del otro lado sea Grinbak o Pergolini y nos diga “Muchachos, groso lo de ustedes, vénganse que tienen espacio en la Rock & Pop”. Aunque lo más probable es que pensemos que es una joda y le cortemos.

Deja un comentario

Top