Está aquí
Home > Copa - Cosa de Serranos > EL VASCO BENGOECHEA NOS TRANSMITE SU ALEGRÍA DESDE TEXAS

EL VASCO BENGOECHEA NOS TRANSMITE SU ALEGRÍA DESDE TEXAS

Agustín Bengochea (egresado del colegio San Ignacio), muy gentilmente, accedió a contarnos su crecimiento a nivel personal y profesional desde Estados Unidos.

-¿Cómo fue que emigraste a Estados Unidos vinculado al mundo del polo?
-Estudié dos años en Buenos Aires hasta que en el año 2001 me invitaron a jugar al polo a Estados Unidos por tres meses (durante el verano). Así que, sin pensarlo, salí con pocas pilchas en enero de 2001 a la ciudad de El Paso, Texas (frontera con Ciudad Juárez, México, entre las dos ciudades son casi 2 millones de habitantes, que para USA  esto es considerado una ciudad chica). Ahí conocí un par de personas, me encontré con un amigo de Tandil y empecé a jugar; al poco tiempo el mismo patrón que me había contratado me ofreció quedarme con ellos a jugar al polo y a continuar la universidad en UTEP (University of Texas at El Paso); esto lo empecé por 2002 y me recibí en mayo de 2007 en administración de empresas y comercio internacional -costó un poco por el idioma, pero al poco tiempo le agarré la mano-. Durante esos cinco años estudiaba y jugaba al polo en distintos lugares de este país.

-¿Y el haberte recibido te cambió en algo a nivel laboral?
-Sí, una vez recibido me contrató un corporativo americano que tiene oficinas en todo el mundo. Ahí empecé desde abajo, después de dos años y medio me convertí en gerente de una de las divisiones más importantes a nivel global. Estoy por terminar una maestría (acá se llama masters in supply chain management) también en UTEP. Así que muy feliz, pero sobre todo porque, además, pronto me casaré por Iglesia y seré papá.

-Felicitaciones. Contanos un poco de eso.
-Gracias. Durante unos cuantos años aquí estuve con alguna que otra novia hasta que encontré el amor en el año 2008. Se llama Jocelyn  (de familia mexicana y criada en USA); después de varios años de novios, nos casamos por civil en 12 meses y la boda va a ser  en  unos 20 días en México. Estamos esperando un bebé, recién van 3 meses de embarazo, así que estamos re contentos.

-Algo que siempre consultamos. ¿Qué es lo que más se extraña de nuestro país?
-La familia, los amigos, y un buen asado. Esto de estar lejos te lleva a perderte de cosas importantes como cumpleaños, bodas de tus mejores amigos y momentos importantes de la familia pero, bueno, es parte del desarrollo personal. Por suerte, con mis amigos sigo en contacto aunque es medio difícil, a grandes rasgos sabemos qué es lo que pasa, con la familia hablamos muy seguido  gracias a la tecnología.

-¿Volverías algún día a Tandil?
-Pienso que sí, mi futura esposa está enamorada de la ciudad así que eso ayuda a que en un futuro peguemos la vuelta.

Deja un comentario

Top