Está aquí
Home > Noches y Espectáculos > EL DIA Y LA NOCHE EN PARANA

EL DIA Y LA NOCHE EN PARANA

Tras cierto retraso, cierro un poco «mi libro de viaje» a Paraná contando algunas aventuras por allá.

-Dispongo que sea mi último día completo en la capital entrerriana. Nos acostamos a las 3:30 con mi amigo, tras la cena nos volvimos a pata y luego charlamos rato largo del partido, periodismo, la vida misma, sus sueños de relatar en las grandes emisoras de Buenos Aires, le pasé todos los tels. que tengo de periodistas reconocidos y tras el Mundial se mandará a probar suerte.

-Me duermo tipo 4 y me levanto tipo 8, tras recibir un mensaje de Polaco que me confirma que se pinchó el viaje de ellos a Rosario. Pensando que El Eco de Tandil citaría mi sitio y yo ni siquiera había puesto que Santa perdió, me mandé a una Esso a desayunar con wifi y actualizar el portal.

-Me quedé hasta las 12:30hs., entre pitos, chat y flautas (ouch: la promotora de Paraná me cancela nuestra salida).

-Sigo recibiendo mails agresivos de hinchas de Patronato enfurecidos por una columna mía del día lunes, porque dije que no eran tan seguidores de su equipo al inicio del torneo. Algunos me amenazaban de que si me cruzaban en la cancha… pero zafé pese a que el día del partido, en la página doble del anuncio del partido salió la columna mía con imagen (ver fotos 5 y 6). Me puede haber equivocado en alguna consideración demasiado aventurada y por eso los invito a que escriban lo que deseen de su fanatismo en mi sitio, ya que se enteraron de Cosa de Serranos y también me agreden por esa vía. Pero ninguno escribió nada.

-Vuelvo y Mati Serrano que recién madruga. No almorzamos: mate, bizcochos y meta charla.

-Por la tardecita fuimos a la radio y rescato la lectura del poema del comentarista Juanito López sobre Jara, muy bueno.

-Volvimos y cena con cerveza. Editamos en la compu los relatos del Pelado para su presentación en Buenos Aires. Me emociono con varios, sobre todo el “¡Bértoli!, ¡Bértoli!, ¡Bértoli!, ¡Bértoli! de la semi con Chipolleti. El arquero con pinta de arquero y cabeza de gallego atajó un penal a los dos minutos de juego cuando Patrón necesitaba revertir un 1-3 y luego atajó otros dos en la definición.

-Al fin conozco al crack del softbol: Bruno Motroni (foto 2 y 7). Buena onda, le cuento de algunas aventuras junto a Serrano y él devuelve en la misma sintonía. Es muy fulba (una de mis más machacadas críticas de los paranaenses por la nota de El Eco), estuvo en la cancha y pregunta: “¿El árbitro estaba comprado, no?

-Nos lleva en su auto a recorrer la ciudad, los hoteles más grosos, la Costanera, el Casino, la portada de LT14 y la gobernación. La costanera es una maravilla, para ir de la mano con tu chica. Un jueves por la noche está re-tranqui, no parece insegura la zona en lo más mínimo, la noche estrellada y la inmensidad del río hacen que Paraná, la ciudad, sea una excusa de la naturaleza misma. Una especie de isla inundada de árboles se encuentra justo frente de donde nosotros nos estacionamos y me cuentan que los entrerrianos no le sacan “jugo” turístico a eso, en cruzar a la misma en balsas o lo que fuere. Pienso: “Lunghi sí le sacaría rédito a eso”. Y, en Baires, ni hablemos. Te cobrarían por solo verlo.

-Le cuento un poco lo que estuve haciendo en Buenos Aires y cuando se entera que trabajé con Tinelli y las notas que se publican en DiarioShow.com, dice que le encantaría hablar con Amalia Granata. (De ahí la nota que subimos al sitio en la sección picante).

-Paraná es una ciudad espectacular, para vivir. Tiene de todo, bingo, casino, peatonal, “sólo le falta shopping”, me dice Mati. Lamentablemente dicen que hay mucha villa también en las afueras. Subimos para el lado del casino y hay una especie de callecita con miradores, espectacular.

-De ahí nos fuimos al boliche, muuy fulba. No recuerdo el nombre, pero estaba rellenito de morochias. Prohíbo que mencionen que soy de Tandil y dialogo un rato en la barra con una chica que es igualita a la actriz de Socias que no es ni Mercedes Morán, ni Nancy Dupláa. Ayer, cuando se lo dije, no me salió el nombre pero ahora lo googleé: Andrea Pietra. Para colmo lo mensajeé a Marton para que me tire el nombre, él que se hace el fanático de ella y el muy puto no me devolvió el centro.

Al rato, cae la barrabrava de Patronato y luego algunos jugadores como el Negro Andrade y Bértoli. Serrano me pide que no me saque una foto con ellos, yo le digo: “De recuerdo” y él me dice que no, que se hacen un poquito las estrellas.

-Bértoli, que lo conoce a Matías, estábamos nosotros tranquilos en una barra y se venía a la misma. Le sacaba tema al relator amigo y éste un poco le cortaba el mambo. Así, dos veces. Una mina que zafaba, le hacía señas desde atrás y de golpe lo abrazó con un meneaito. En otras palabras: se le entregó. Pero él se hizo el gil y luego nos dijo: "Acá me conoce todo el mundo, no me puedo mandar ninguna". Yo estaba tentado a hacerme pasar por hincha del Patrón y decirle: “Qué lindo cómo adornamos al árbitro”. Pero no quería pudrirla, por si acaso…

-Una hora después noto que no es muy cierto eso de que se hacen las divas porque los jugadores se están fotografiando con todo el boliche y hago lo propio. Le pido a una promotora que nos capte y, media hora después, la veo yéndose con el arquero suplente (el de camisa negra en la placa). Pienso qué lindo que es el fútbol.

-A la salida del boliche, piña. Un flaco se la agarró con una mina y su hermana, una rubia alta, lo atacó fieramente. Al muchacho que acompaña a la biarru no le quedó otra que plantarse y así se fueron todos juntitos arafue. Ya en la vía pública, ambos machos fueron debidamente separados pero la rubia estaba intratable e insistía con que tenían que boxear. Pobre su acompañante, estaba sentado en la moto y le decía de irse, pero ella ni ahí. Se hizo un poco aburrido la discusión y nos fuimos así que no vimos el final.

-En el camino de regreso a casa, se me dio por dialogar con cuanta jovata se cruzara y algunas jubiladas se enganchaban. En Paraná, al ser capital de provincia, más del 50% de las mujeres trabaja o trabajó en algo vinculado a la gobernación. Esa estadística me sorprendió porque entre tantas charlas comprobé que era real. Jóvenes y jubiladas, todas pasaron de algún modo u otro por un órgano “oficial”.

-Me levanto al otro día y Serrano torra con ronquidos. Pienso en el portal, siendo las 12:30 y agarro mis cosas y parto. No sabía si volvería o no, por eso ni nota le he dejado… continúa en CHAU ENTRE  RIOS, ¿QUE TAL SANTA FE?

Deja un comentario

EL DIA Y LA NOCHE EN PARANA

Tras cierto retraso, cierro un poco «mi libro de viaje» a Paraná contando algunas aventuras por allá.

-Dispongo que sea mi último día completo en la capital entrerriana. Nos acostamos a las 3:30 con mi amigo, tras la cena nos volvimos a pata y luego charlamos rato largo del partido, periodismo, la vida misma, sus sueños de relatar en las grandes emisoras de Buenos Aires, le pasé todos los tels. que tengo de periodistas reconocidos y tras el Mundial se mandará a probar suerte.

-Me duermo tipo 4 y me levanto tipo 8, tras recibir un mensaje de Polaco que me confirma que se pinchó el viaje de ellos a Rosario. Pensando que El Eco de Tandil citaría mi sitio y yo ni siquiera había puesto que Santa perdió, me mandé a una Esso a desayunar con wifi y actualizar el portal.

-Me quedé hasta las 12:30hs., entre pitos, chat y flautas (ouch: la promotora de Paraná me cancela nuestra salida).

-Sigo recibiendo mails agresivos de hinchas de Patronato enfurecidos por una columna mía del día lunes, porque dije que no eran tan seguidores de su equipo al inicio del torneo. Algunos me amenazaban de que si me cruzaban en la cancha… pero zafé pese a que el día del partido, en la página doble del anuncio del partido salió la columna mía con imagen (ver fotos 5 y 6). Me puede haber equivocado en alguna consideración demasiado aventurada y por eso los invito a que escriban lo que deseen de su fanatismo en mi sitio, ya que se enteraron de Cosa de Serranos y también me agreden por esa vía. Pero ninguno escribió nada.

-Vuelvo y Mati Serrano que recién madruga. No almorzamos: mate, bizcochos y meta charla.

-Por la tardecita fuimos a la radio y rescato la lectura del poema del comentarista Juanito López sobre Jara, muy bueno.

-Volvimos y cena con cerveza. Editamos en la compu los relatos del Pelado para su presentación en Buenos Aires. Me emociono con varios, sobre todo el “¡Bértoli!, ¡Bértoli!, ¡Bértoli!, ¡Bértoli! de la semi con Chipolleti. El arquero con pinta de arquero y cabeza de gallego atajó un penal a los dos minutos de juego cuando Patrón necesitaba revertir un 1-3 y luego atajó otros dos en la definición.

-Al fin conozco al crack del softbol: Bruno Motroni (foto 2 y 7). Buena onda, le cuento de algunas aventuras junto a Serrano y él devuelve en la misma sintonía. Es muy fulba (una de mis más machacadas críticas de los paranaenses por la nota de El Eco), estuvo en la cancha y pregunta: “¿El árbitro estaba comprado, no?

-Nos lleva en su auto a recorrer la ciudad, los hoteles más grosos, la Costanera, el Casino, la portada de LT14 y la gobernación. La costanera es una maravilla, para ir de la mano con tu chica. Un jueves por la noche está re-tranqui, no parece insegura la zona en lo más mínimo, la noche estrellada y la inmensidad del río hacen que Paraná, la ciudad, sea una excusa de la naturaleza misma. Una especie de isla inundada de árboles se encuentra justo frente de donde nosotros nos estacionamos y me cuentan que los entrerrianos no le sacan “jugo” turístico a eso, en cruzar a la misma en balsas o lo que fuere. Pienso: “Lunghi sí le sacaría rédito a eso”. Y, en Baires, ni hablemos. Te cobrarían por solo verlo.

-Le cuento un poco lo que estuve haciendo en Buenos Aires y cuando se entera que trabajé con Tinelli y las notas que se publican en DiarioShow.com, dice que le encantaría hablar con Amalia Granata. (De ahí la nota que subimos al sitio en la sección picante).

-Paraná es una ciudad espectacular, para vivir. Tiene de todo, bingo, casino, peatonal, “sólo le falta shopping”, me dice Mati. Lamentablemente dicen que hay mucha villa también en las afueras. Subimos para el lado del casino y hay una especie de callecita con miradores, espectacular.

-De ahí nos fuimos al boliche, muuy fulba. No recuerdo el nombre, pero estaba rellenito de morochias. Prohíbo que mencionen que soy de Tandil y dialogo un rato en la barra con una chica que es igualita a la actriz de Socias que no es ni Mercedes Morán, ni Nancy Dupláa. Ayer, cuando se lo dije, no me salió el nombre pero ahora lo googleé: Andrea Pietra. Para colmo lo mensajeé a Marton para que me tire el nombre, él que se hace el fanático de ella y el muy puto no me devolvió el centro.

Al rato, cae la barrabrava de Patronato y luego algunos jugadores como el Negro Andrade y Bértoli. Serrano me pide que no me saque una foto con ellos, yo le digo: “De recuerdo” y él me dice que no, que se hacen un poquito las estrellas.

-Bértoli, que lo conoce a Matías, estábamos nosotros tranquilos en una barra y se venía a la misma. Le sacaba tema al relator amigo y éste un poco le cortaba el mambo. Así, dos veces. Una mina que zafaba, le hacía señas desde atrás y de golpe lo abrazó con un meneaito. En otras palabras: se le entregó. Pero él se hizo el gil y luego nos dijo: "Acá me conoce todo el mundo, no me puedo mandar ninguna". Yo estaba tentado a hacerme pasar por hincha del Patrón y decirle: “Qué lindo cómo adornamos al árbitro”. Pero no quería pudrirla, por si acaso…

-Una hora después noto que no es muy cierto eso de que se hacen las divas porque los jugadores se están fotografiando con todo el boliche y hago lo propio. Le pido a una promotora que nos capte y, media hora después, la veo yéndose con el arquero suplente (el de camisa negra en la placa). Pienso qué lindo que es el fútbol.

-A la salida del boliche, piña. Un flaco se la agarró con una mina y su hermana, una rubia alta, lo atacó fieramente. Al muchacho que acompaña a la biarru no le quedó otra que plantarse y así se fueron todos juntitos arafue. Ya en la vía pública, ambos machos fueron debidamente separados pero la rubia estaba intratable e insistía con que tenían que boxear. Pobre su acompañante, estaba sentado en la moto y le decía de irse, pero ella ni ahí. Se hizo un poco aburrido la discusión y nos fuimos así que no vimos el final.

-En el camino de regreso a casa, se me dio por dialogar con cuanta jovata se cruzara y algunas jubiladas se enganchaban. En Paraná, al ser capital de provincia, más del 50% de las mujeres trabaja o trabajó en algo vinculado a la gobernación. Esa estadística me sorprendió porque entre tantas charlas comprobé que era real. Jóvenes y jubiladas, todas pasaron de algún modo u otro por un órgano “oficial”.

-Me levanto al otro día y Serrano torra con ronquidos. Pienso en el portal, siendo las 12:30 y agarro mis cosas y parto. No sabía si volvería o no, por eso ni nota le he dejado… continúa en CHAU ENTRE  RIOS, ¿QUE TAL SANTA FE?

Deja un comentario

EL DIA Y LA NOCHE EN PARANA

Tras cierto retraso, cierro un poco «mi libro de viaje» a Paraná contando algunas aventuras por allá.

-Dispongo que sea mi último día completo en la capital entrerriana. Nos acostamos a las 3:30 con mi amigo, tras la cena nos volvimos a pata y luego charlamos rato largo del partido, periodismo, la vida misma, sus sueños de relatar en las grandes emisoras de Buenos Aires, le pasé todos los tels. que tengo de periodistas reconocidos y tras el Mundial se mandará a probar suerte.

-Me duermo tipo 4 y me levanto tipo 8, tras recibir un mensaje de Polaco que me confirma que se pinchó el viaje de ellos a Rosario. Pensando que El Eco de Tandil citaría mi sitio y yo ni siquiera había puesto que Santa perdió, me mandé a una Esso a desayunar con wifi y actualizar el portal.

-Me quedé hasta las 12:30hs., entre pitos, chat y flautas (ouch: la promotora de Paraná me cancela nuestra salida).

-Sigo recibiendo mails agresivos de hinchas de Patronato enfurecidos por una columna mía del día lunes, porque dije que no eran tan seguidores de su equipo al inicio del torneo. Algunos me amenazaban de que si me cruzaban en la cancha… pero zafé pese a que el día del partido, en la página doble del anuncio del partido salió la columna mía con imagen (ver fotos 5 y 6). Me puede haber equivocado en alguna consideración demasiado aventurada y por eso los invito a que escriban lo que deseen de su fanatismo en mi sitio, ya que se enteraron de Cosa de Serranos y también me agreden por esa vía. Pero ninguno escribió nada.

-Vuelvo y Mati Serrano que recién madruga. No almorzamos: mate, bizcochos y meta charla.

-Por la tardecita fuimos a la radio y rescato la lectura del poema del comentarista Juanito López sobre Jara, muy bueno.

-Volvimos y cena con cerveza. Editamos en la compu los relatos del Pelado para su presentación en Buenos Aires. Me emociono con varios, sobre todo el “¡Bértoli!, ¡Bértoli!, ¡Bértoli!, ¡Bértoli! de la semi con Chipolleti. El arquero con pinta de arquero y cabeza de gallego atajó un penal a los dos minutos de juego cuando Patrón necesitaba revertir un 1-3 y luego atajó otros dos en la definición.

-Al fin conozco al crack del softbol: Bruno Motroni (foto 2 y 7). Buena onda, le cuento de algunas aventuras junto a Serrano y él devuelve en la misma sintonía. Es muy fulba (una de mis más machacadas críticas de los paranaenses por la nota de El Eco), estuvo en la cancha y pregunta: “¿El árbitro estaba comprado, no?

-Nos lleva en su auto a recorrer la ciudad, los hoteles más grosos, la Costanera, el Casino, la portada de LT14 y la gobernación. La costanera es una maravilla, para ir de la mano con tu chica. Un jueves por la noche está re-tranqui, no parece insegura la zona en lo más mínimo, la noche estrellada y la inmensidad del río hacen que Paraná, la ciudad, sea una excusa de la naturaleza misma. Una especie de isla inundada de árboles se encuentra justo frente de donde nosotros nos estacionamos y me cuentan que los entrerrianos no le sacan “jugo” turístico a eso, en cruzar a la misma en balsas o lo que fuere. Pienso: “Lunghi sí le sacaría rédito a eso”. Y, en Baires, ni hablemos. Te cobrarían por solo verlo.

-Le cuento un poco lo que estuve haciendo en Buenos Aires y cuando se entera que trabajé con Tinelli y las notas que se publican en DiarioShow.com, dice que le encantaría hablar con Amalia Granata. (De ahí la nota que subimos al sitio en la sección picante).

-Paraná es una ciudad espectacular, para vivir. Tiene de todo, bingo, casino, peatonal, “sólo le falta shopping”, me dice Mati. Lamentablemente dicen que hay mucha villa también en las afueras. Subimos para el lado del casino y hay una especie de callecita con miradores, espectacular.

-De ahí nos fuimos al boliche, muuy fulba. No recuerdo el nombre, pero estaba rellenito de morochias. Prohíbo que mencionen que soy de Tandil y dialogo un rato en la barra con una chica que es igualita a la actriz de Socias que no es ni Mercedes Morán, ni Nancy Dupláa. Ayer, cuando se lo dije, no me salió el nombre pero ahora lo googleé: Andrea Pietra. Para colmo lo mensajeé a Marton para que me tire el nombre, él que se hace el fanático de ella y el muy puto no me devolvió el centro.

Al rato, cae la barrabrava de Patronato y luego algunos jugadores como el Negro Andrade y Bértoli. Serrano me pide que no me saque una foto con ellos, yo le digo: “De recuerdo” y él me dice que no, que se hacen un poquito las estrellas.

-Bértoli, que lo conoce a Matías, estábamos nosotros tranquilos en una barra y se venía a la misma. Le sacaba tema al relator amigo y éste un poco le cortaba el mambo. Así, dos veces. Una mina que zafaba, le hacía señas desde atrás y de golpe lo abrazó con un meneaito. En otras palabras: se le entregó. Pero él se hizo el gil y luego nos dijo: "Acá me conoce todo el mundo, no me puedo mandar ninguna". Yo estaba tentado a hacerme pasar por hincha del Patrón y decirle: “Qué lindo cómo adornamos al árbitro”. Pero no quería pudrirla, por si acaso…

-Una hora después noto que no es muy cierto eso de que se hacen las divas porque los jugadores se están fotografiando con todo el boliche y hago lo propio. Le pido a una promotora que nos capte y, media hora después, la veo yéndose con el arquero suplente (el de camisa negra en la placa). Pienso qué lindo que es el fútbol.

-A la salida del boliche, piña. Un flaco se la agarró con una mina y su hermana, una rubia alta, lo atacó fieramente. Al muchacho que acompaña a la biarru no le quedó otra que plantarse y así se fueron todos juntitos arafue. Ya en la vía pública, ambos machos fueron debidamente separados pero la rubia estaba intratable e insistía con que tenían que boxear. Pobre su acompañante, estaba sentado en la moto y le decía de irse, pero ella ni ahí. Se hizo un poco aburrido la discusión y nos fuimos así que no vimos el final.

-En el camino de regreso a casa, se me dio por dialogar con cuanta jovata se cruzara y algunas jubiladas se enganchaban. En Paraná, al ser capital de provincia, más del 50% de las mujeres trabaja o trabajó en algo vinculado a la gobernación. Esa estadística me sorprendió porque entre tantas charlas comprobé que era real. Jóvenes y jubiladas, todas pasaron de algún modo u otro por un órgano “oficial”.

-Me levanto al otro día y Serrano torra con ronquidos. Pienso en el portal, siendo las 12:30 y agarro mis cosas y parto. No sabía si volvería o no, por eso ni nota le he dejado… continúa en CHAU ENTRE  RIOS, ¿QUE TAL SANTA FE?

Deja un comentario

EL DIA Y LA NOCHE EN PARANA

Tras cierto retraso, cierro un poco «mi libro de viaje» a Paraná contando algunas aventuras por allá.

-Dispongo que sea mi último día completo en la capital entrerriana. Nos acostamos a las 3:30 con mi amigo, tras la cena nos volvimos a pata y luego charlamos rato largo del partido, periodismo, la vida misma, sus sueños de relatar en las grandes emisoras de Buenos Aires, le pasé todos los tels. que tengo de periodistas reconocidos y tras el Mundial se mandará a probar suerte.

-Me duermo tipo 4 y me levanto tipo 8, tras recibir un mensaje de Polaco que me confirma que se pinchó el viaje de ellos a Rosario. Pensando que El Eco de Tandil citaría mi sitio y yo ni siquiera había puesto que Santa perdió, me mandé a una Esso a desayunar con wifi y actualizar el portal.

-Me quedé hasta las 12:30hs., entre pitos, chat y flautas (ouch: la promotora de Paraná me cancela nuestra salida).

-Sigo recibiendo mails agresivos de hinchas de Patronato enfurecidos por una columna mía del día lunes, porque dije que no eran tan seguidores de su equipo al inicio del torneo. Algunos me amenazaban de que si me cruzaban en la cancha… pero zafé pese a que el día del partido, en la página doble del anuncio del partido salió la columna mía con imagen (ver fotos 5 y 6). Me puede haber equivocado en alguna consideración demasiado aventurada y por eso los invito a que escriban lo que deseen de su fanatismo en mi sitio, ya que se enteraron de Cosa de Serranos y también me agreden por esa vía. Pero ninguno escribió nada.

-Vuelvo y Mati Serrano que recién madruga. No almorzamos: mate, bizcochos y meta charla.

-Por la tardecita fuimos a la radio y rescato la lectura del poema del comentarista Juanito López sobre Jara, muy bueno.

-Volvimos y cena con cerveza. Editamos en la compu los relatos del Pelado para su presentación en Buenos Aires. Me emociono con varios, sobre todo el “¡Bértoli!, ¡Bértoli!, ¡Bértoli!, ¡Bértoli! de la semi con Chipolleti. El arquero con pinta de arquero y cabeza de gallego atajó un penal a los dos minutos de juego cuando Patrón necesitaba revertir un 1-3 y luego atajó otros dos en la definición.

-Al fin conozco al crack del softbol: Bruno Motroni (foto 2 y 7). Buena onda, le cuento de algunas aventuras junto a Serrano y él devuelve en la misma sintonía. Es muy fulba (una de mis más machacadas críticas de los paranaenses por la nota de El Eco), estuvo en la cancha y pregunta: “¿El árbitro estaba comprado, no?

-Nos lleva en su auto a recorrer la ciudad, los hoteles más grosos, la Costanera, el Casino, la portada de LT14 y la gobernación. La costanera es una maravilla, para ir de la mano con tu chica. Un jueves por la noche está re-tranqui, no parece insegura la zona en lo más mínimo, la noche estrellada y la inmensidad del río hacen que Paraná, la ciudad, sea una excusa de la naturaleza misma. Una especie de isla inundada de árboles se encuentra justo frente de donde nosotros nos estacionamos y me cuentan que los entrerrianos no le sacan “jugo” turístico a eso, en cruzar a la misma en balsas o lo que fuere. Pienso: “Lunghi sí le sacaría rédito a eso”. Y, en Baires, ni hablemos. Te cobrarían por solo verlo.

-Le cuento un poco lo que estuve haciendo en Buenos Aires y cuando se entera que trabajé con Tinelli y las notas que se publican en DiarioShow.com, dice que le encantaría hablar con Amalia Granata. (De ahí la nota que subimos al sitio en la sección picante).

-Paraná es una ciudad espectacular, para vivir. Tiene de todo, bingo, casino, peatonal, “sólo le falta shopping”, me dice Mati. Lamentablemente dicen que hay mucha villa también en las afueras. Subimos para el lado del casino y hay una especie de callecita con miradores, espectacular.

-De ahí nos fuimos al boliche, muuy fulba. No recuerdo el nombre, pero estaba rellenito de morochias. Prohíbo que mencionen que soy de Tandil y dialogo un rato en la barra con una chica que es igualita a la actriz de Socias que no es ni Mercedes Morán, ni Nancy Dupláa. Ayer, cuando se lo dije, no me salió el nombre pero ahora lo googleé: Andrea Pietra. Para colmo lo mensajeé a Marton para que me tire el nombre, él que se hace el fanático de ella y el muy puto no me devolvió el centro.

Al rato, cae la barrabrava de Patronato y luego algunos jugadores como el Negro Andrade y Bértoli. Serrano me pide que no me saque una foto con ellos, yo le digo: “De recuerdo” y él me dice que no, que se hacen un poquito las estrellas.

-Bértoli, que lo conoce a Matías, estábamos nosotros tranquilos en una barra y se venía a la misma. Le sacaba tema al relator amigo y éste un poco le cortaba el mambo. Así, dos veces. Una mina que zafaba, le hacía señas desde atrás y de golpe lo abrazó con un meneaito. En otras palabras: se le entregó. Pero él se hizo el gil y luego nos dijo: "Acá me conoce todo el mundo, no me puedo mandar ninguna". Yo estaba tentado a hacerme pasar por hincha del Patrón y decirle: “Qué lindo cómo adornamos al árbitro”. Pero no quería pudrirla, por si acaso…

-Una hora después noto que no es muy cierto eso de que se hacen las divas porque los jugadores se están fotografiando con todo el boliche y hago lo propio. Le pido a una promotora que nos capte y, media hora después, la veo yéndose con el arquero suplente (el de camisa negra en la placa). Pienso qué lindo que es el fútbol.

-A la salida del boliche, piña. Un flaco se la agarró con una mina y su hermana, una rubia alta, lo atacó fieramente. Al muchacho que acompaña a la biarru no le quedó otra que plantarse y así se fueron todos juntitos arafue. Ya en la vía pública, ambos machos fueron debidamente separados pero la rubia estaba intratable e insistía con que tenían que boxear. Pobre su acompañante, estaba sentado en la moto y le decía de irse, pero ella ni ahí. Se hizo un poco aburrido la discusión y nos fuimos así que no vimos el final.

-En el camino de regreso a casa, se me dio por dialogar con cuanta jovata se cruzara y algunas jubiladas se enganchaban. En Paraná, al ser capital de provincia, más del 50% de las mujeres trabaja o trabajó en algo vinculado a la gobernación. Esa estadística me sorprendió porque entre tantas charlas comprobé que era real. Jóvenes y jubiladas, todas pasaron de algún modo u otro por un órgano “oficial”.

-Me levanto al otro día y Serrano torra con ronquidos. Pienso en el portal, siendo las 12:30 y agarro mis cosas y parto. No sabía si volvería o no, por eso ni nota le he dejado… continúa en CHAU ENTRE  RIOS, ¿QUE TAL SANTA FE?

Deja un comentario

EL DIA Y LA NOCHE EN PARANA

Tras cierto retraso, cierro un poco «mi libro de viaje» a Paraná contando algunas aventuras por allá.

-Dispongo que sea mi último día completo en la capital entrerriana. Nos acostamos a las 3:30 con mi amigo, tras la cena nos volvimos a pata y luego charlamos rato largo del partido, periodismo, la vida misma, sus sueños de relatar en las grandes emisoras de Buenos Aires, le pasé todos los tels. que tengo de periodistas reconocidos y tras el Mundial se mandará a probar suerte.

-Me duermo tipo 4 y me levanto tipo 8, tras recibir un mensaje de Polaco que me confirma que se pinchó el viaje de ellos a Rosario. Pensando que El Eco de Tandil citaría mi sitio y yo ni siquiera había puesto que Santa perdió, me mandé a una Esso a desayunar con wifi y actualizar el portal.

-Me quedé hasta las 12:30hs., entre pitos, chat y flautas (ouch: la promotora de Paraná me cancela nuestra salida).

-Sigo recibiendo mails agresivos de hinchas de Patronato enfurecidos por una columna mía del día lunes, porque dije que no eran tan seguidores de su equipo al inicio del torneo. Algunos me amenazaban de que si me cruzaban en la cancha… pero zafé pese a que el día del partido, en la página doble del anuncio del partido salió la columna mía con imagen (ver fotos 5 y 6). Me puede haber equivocado en alguna consideración demasiado aventurada y por eso los invito a que escriban lo que deseen de su fanatismo en mi sitio, ya que se enteraron de Cosa de Serranos y también me agreden por esa vía. Pero ninguno escribió nada.

-Vuelvo y Mati Serrano que recién madruga. No almorzamos: mate, bizcochos y meta charla.

-Por la tardecita fuimos a la radio y rescato la lectura del poema del comentarista Juanito López sobre Jara, muy bueno.

-Volvimos y cena con cerveza. Editamos en la compu los relatos del Pelado para su presentación en Buenos Aires. Me emociono con varios, sobre todo el “¡Bértoli!, ¡Bértoli!, ¡Bértoli!, ¡Bértoli! de la semi con Chipolleti. El arquero con pinta de arquero y cabeza de gallego atajó un penal a los dos minutos de juego cuando Patrón necesitaba revertir un 1-3 y luego atajó otros dos en la definición.

-Al fin conozco al crack del softbol: Bruno Motroni (foto 2 y 7). Buena onda, le cuento de algunas aventuras junto a Serrano y él devuelve en la misma sintonía. Es muy fulba (una de mis más machacadas críticas de los paranaenses por la nota de El Eco), estuvo en la cancha y pregunta: “¿El árbitro estaba comprado, no?

-Nos lleva en su auto a recorrer la ciudad, los hoteles más grosos, la Costanera, el Casino, la portada de LT14 y la gobernación. La costanera es una maravilla, para ir de la mano con tu chica. Un jueves por la noche está re-tranqui, no parece insegura la zona en lo más mínimo, la noche estrellada y la inmensidad del río hacen que Paraná, la ciudad, sea una excusa de la naturaleza misma. Una especie de isla inundada de árboles se encuentra justo frente de donde nosotros nos estacionamos y me cuentan que los entrerrianos no le sacan “jugo” turístico a eso, en cruzar a la misma en balsas o lo que fuere. Pienso: “Lunghi sí le sacaría rédito a eso”. Y, en Baires, ni hablemos. Te cobrarían por solo verlo.

-Le cuento un poco lo que estuve haciendo en Buenos Aires y cuando se entera que trabajé con Tinelli y las notas que se publican en DiarioShow.com, dice que le encantaría hablar con Amalia Granata. (De ahí la nota que subimos al sitio en la sección picante).

-Paraná es una ciudad espectacular, para vivir. Tiene de todo, bingo, casino, peatonal, “sólo le falta shopping”, me dice Mati. Lamentablemente dicen que hay mucha villa también en las afueras. Subimos para el lado del casino y hay una especie de callecita con miradores, espectacular.

-De ahí nos fuimos al boliche, muuy fulba. No recuerdo el nombre, pero estaba rellenito de morochias. Prohíbo que mencionen que soy de Tandil y dialogo un rato en la barra con una chica que es igualita a la actriz de Socias que no es ni Mercedes Morán, ni Nancy Dupláa. Ayer, cuando se lo dije, no me salió el nombre pero ahora lo googleé: Andrea Pietra. Para colmo lo mensajeé a Marton para que me tire el nombre, él que se hace el fanático de ella y el muy puto no me devolvió el centro.

Al rato, cae la barrabrava de Patronato y luego algunos jugadores como el Negro Andrade y Bértoli. Serrano me pide que no me saque una foto con ellos, yo le digo: “De recuerdo” y él me dice que no, que se hacen un poquito las estrellas.

-Bértoli, que lo conoce a Matías, estábamos nosotros tranquilos en una barra y se venía a la misma. Le sacaba tema al relator amigo y éste un poco le cortaba el mambo. Así, dos veces. Una mina que zafaba, le hacía señas desde atrás y de golpe lo abrazó con un meneaito. En otras palabras: se le entregó. Pero él se hizo el gil y luego nos dijo: "Acá me conoce todo el mundo, no me puedo mandar ninguna". Yo estaba tentado a hacerme pasar por hincha del Patrón y decirle: “Qué lindo cómo adornamos al árbitro”. Pero no quería pudrirla, por si acaso…

-Una hora después noto que no es muy cierto eso de que se hacen las divas porque los jugadores se están fotografiando con todo el boliche y hago lo propio. Le pido a una promotora que nos capte y, media hora después, la veo yéndose con el arquero suplente (el de camisa negra en la placa). Pienso qué lindo que es el fútbol.

-A la salida del boliche, piña. Un flaco se la agarró con una mina y su hermana, una rubia alta, lo atacó fieramente. Al muchacho que acompaña a la biarru no le quedó otra que plantarse y así se fueron todos juntitos arafue. Ya en la vía pública, ambos machos fueron debidamente separados pero la rubia estaba intratable e insistía con que tenían que boxear. Pobre su acompañante, estaba sentado en la moto y le decía de irse, pero ella ni ahí. Se hizo un poco aburrido la discusión y nos fuimos así que no vimos el final.

-En el camino de regreso a casa, se me dio por dialogar con cuanta jovata se cruzara y algunas jubiladas se enganchaban. En Paraná, al ser capital de provincia, más del 50% de las mujeres trabaja o trabajó en algo vinculado a la gobernación. Esa estadística me sorprendió porque entre tantas charlas comprobé que era real. Jóvenes y jubiladas, todas pasaron de algún modo u otro por un órgano “oficial”.

-Me levanto al otro día y Serrano torra con ronquidos. Pienso en el portal, siendo las 12:30 y agarro mis cosas y parto. No sabía si volvería o no, por eso ni nota le he dejado… continúa en CHAU ENTRE  RIOS, ¿QUE TAL SANTA FE?

Deja un comentario

EL DIA Y LA NOCHE EN PARANA

Tras cierto retraso, cierro un poco «mi libro de viaje» a Paraná contando algunas aventuras por allá.

-Dispongo que sea mi último día completo en la capital entrerriana. Nos acostamos a las 3:30 con mi amigo, tras la cena nos volvimos a pata y luego charlamos rato largo del partido, periodismo, la vida misma, sus sueños de relatar en las grandes emisoras de Buenos Aires, le pasé todos los tels. que tengo de periodistas reconocidos y tras el Mundial se mandará a probar suerte.

-Me duermo tipo 4 y me levanto tipo 8, tras recibir un mensaje de Polaco que me confirma que se pinchó el viaje de ellos a Rosario. Pensando que El Eco de Tandil citaría mi sitio y yo ni siquiera había puesto que Santa perdió, me mandé a una Esso a desayunar con wifi y actualizar el portal.

-Me quedé hasta las 12:30hs., entre pitos, chat y flautas (ouch: la promotora de Paraná me cancela nuestra salida).

-Sigo recibiendo mails agresivos de hinchas de Patronato enfurecidos por una columna mía del día lunes, porque dije que no eran tan seguidores de su equipo al inicio del torneo. Algunos me amenazaban de que si me cruzaban en la cancha… pero zafé pese a que el día del partido, en la página doble del anuncio del partido salió la columna mía con imagen (ver fotos 5 y 6). Me puede haber equivocado en alguna consideración demasiado aventurada y por eso los invito a que escriban lo que deseen de su fanatismo en mi sitio, ya que se enteraron de Cosa de Serranos y también me agreden por esa vía. Pero ninguno escribió nada.

-Vuelvo y Mati Serrano que recién madruga. No almorzamos: mate, bizcochos y meta charla.

-Por la tardecita fuimos a la radio y rescato la lectura del poema del comentarista Juanito López sobre Jara, muy bueno.

-Volvimos y cena con cerveza. Editamos en la compu los relatos del Pelado para su presentación en Buenos Aires. Me emociono con varios, sobre todo el “¡Bértoli!, ¡Bértoli!, ¡Bértoli!, ¡Bértoli! de la semi con Chipolleti. El arquero con pinta de arquero y cabeza de gallego atajó un penal a los dos minutos de juego cuando Patrón necesitaba revertir un 1-3 y luego atajó otros dos en la definición.

-Al fin conozco al crack del softbol: Bruno Motroni (foto 2 y 7). Buena onda, le cuento de algunas aventuras junto a Serrano y él devuelve en la misma sintonía. Es muy fulba (una de mis más machacadas críticas de los paranaenses por la nota de El Eco), estuvo en la cancha y pregunta: “¿El árbitro estaba comprado, no?

-Nos lleva en su auto a recorrer la ciudad, los hoteles más grosos, la Costanera, el Casino, la portada de LT14 y la gobernación. La costanera es una maravilla, para ir de la mano con tu chica. Un jueves por la noche está re-tranqui, no parece insegura la zona en lo más mínimo, la noche estrellada y la inmensidad del río hacen que Paraná, la ciudad, sea una excusa de la naturaleza misma. Una especie de isla inundada de árboles se encuentra justo frente de donde nosotros nos estacionamos y me cuentan que los entrerrianos no le sacan “jugo” turístico a eso, en cruzar a la misma en balsas o lo que fuere. Pienso: “Lunghi sí le sacaría rédito a eso”. Y, en Baires, ni hablemos. Te cobrarían por solo verlo.

-Le cuento un poco lo que estuve haciendo en Buenos Aires y cuando se entera que trabajé con Tinelli y las notas que se publican en DiarioShow.com, dice que le encantaría hablar con Amalia Granata. (De ahí la nota que subimos al sitio en la sección picante).

-Paraná es una ciudad espectacular, para vivir. Tiene de todo, bingo, casino, peatonal, “sólo le falta shopping”, me dice Mati. Lamentablemente dicen que hay mucha villa también en las afueras. Subimos para el lado del casino y hay una especie de callecita con miradores, espectacular.

-De ahí nos fuimos al boliche, muuy fulba. No recuerdo el nombre, pero estaba rellenito de morochias. Prohíbo que mencionen que soy de Tandil y dialogo un rato en la barra con una chica que es igualita a la actriz de Socias que no es ni Mercedes Morán, ni Nancy Dupláa. Ayer, cuando se lo dije, no me salió el nombre pero ahora lo googleé: Andrea Pietra. Para colmo lo mensajeé a Marton para que me tire el nombre, él que se hace el fanático de ella y el muy puto no me devolvió el centro.

Al rato, cae la barrabrava de Patronato y luego algunos jugadores como el Negro Andrade y Bértoli. Serrano me pide que no me saque una foto con ellos, yo le digo: “De recuerdo” y él me dice que no, que se hacen un poquito las estrellas.

-Bértoli, que lo conoce a Matías, estábamos nosotros tranquilos en una barra y se venía a la misma. Le sacaba tema al relator amigo y éste un poco le cortaba el mambo. Así, dos veces. Una mina que zafaba, le hacía señas desde atrás y de golpe lo abrazó con un meneaito. En otras palabras: se le entregó. Pero él se hizo el gil y luego nos dijo: "Acá me conoce todo el mundo, no me puedo mandar ninguna". Yo estaba tentado a hacerme pasar por hincha del Patrón y decirle: “Qué lindo cómo adornamos al árbitro”. Pero no quería pudrirla, por si acaso…

-Una hora después noto que no es muy cierto eso de que se hacen las divas porque los jugadores se están fotografiando con todo el boliche y hago lo propio. Le pido a una promotora que nos capte y, media hora después, la veo yéndose con el arquero suplente (el de camisa negra en la placa). Pienso qué lindo que es el fútbol.

-A la salida del boliche, piña. Un flaco se la agarró con una mina y su hermana, una rubia alta, lo atacó fieramente. Al muchacho que acompaña a la biarru no le quedó otra que plantarse y así se fueron todos juntitos arafue. Ya en la vía pública, ambos machos fueron debidamente separados pero la rubia estaba intratable e insistía con que tenían que boxear. Pobre su acompañante, estaba sentado en la moto y le decía de irse, pero ella ni ahí. Se hizo un poco aburrido la discusión y nos fuimos así que no vimos el final.

-En el camino de regreso a casa, se me dio por dialogar con cuanta jovata se cruzara y algunas jubiladas se enganchaban. En Paraná, al ser capital de provincia, más del 50% de las mujeres trabaja o trabajó en algo vinculado a la gobernación. Esa estadística me sorprendió porque entre tantas charlas comprobé que era real. Jóvenes y jubiladas, todas pasaron de algún modo u otro por un órgano “oficial”.

-Me levanto al otro día y Serrano torra con ronquidos. Pienso en el portal, siendo las 12:30 y agarro mis cosas y parto. No sabía si volvería o no, por eso ni nota le he dejado… continúa en CHAU ENTRE  RIOS, ¿QUE TAL SANTA FE?

Deja un comentario

EL DIA Y LA NOCHE EN PARANA

Tras cierto retraso, cierro un poco «mi libro de viaje» a Paraná contando algunas aventuras por allá.

-Dispongo que sea mi último día completo en la capital entrerriana. Nos acostamos a las 3:30 con mi amigo, tras la cena nos volvimos a pata y luego charlamos rato largo del partido, periodismo, la vida misma, sus sueños de relatar en las grandes emisoras de Buenos Aires, le pasé todos los tels. que tengo de periodistas reconocidos y tras el Mundial se mandará a probar suerte.

-Me duermo tipo 4 y me levanto tipo 8, tras recibir un mensaje de Polaco que me confirma que se pinchó el viaje de ellos a Rosario. Pensando que El Eco de Tandil citaría mi sitio y yo ni siquiera había puesto que Santa perdió, me mandé a una Esso a desayunar con wifi y actualizar el portal.

-Me quedé hasta las 12:30hs., entre pitos, chat y flautas (ouch: la promotora de Paraná me cancela nuestra salida).

-Sigo recibiendo mails agresivos de hinchas de Patronato enfurecidos por una columna mía del día lunes, porque dije que no eran tan seguidores de su equipo al inicio del torneo. Algunos me amenazaban de que si me cruzaban en la cancha… pero zafé pese a que el día del partido, en la página doble del anuncio del partido salió la columna mía con imagen (ver fotos 5 y 6). Me puede haber equivocado en alguna consideración demasiado aventurada y por eso los invito a que escriban lo que deseen de su fanatismo en mi sitio, ya que se enteraron de Cosa de Serranos y también me agreden por esa vía. Pero ninguno escribió nada.

-Vuelvo y Mati Serrano que recién madruga. No almorzamos: mate, bizcochos y meta charla.

-Por la tardecita fuimos a la radio y rescato la lectura del poema del comentarista Juanito López sobre Jara, muy bueno.

-Volvimos y cena con cerveza. Editamos en la compu los relatos del Pelado para su presentación en Buenos Aires. Me emociono con varios, sobre todo el “¡Bértoli!, ¡Bértoli!, ¡Bértoli!, ¡Bértoli! de la semi con Chipolleti. El arquero con pinta de arquero y cabeza de gallego atajó un penal a los dos minutos de juego cuando Patrón necesitaba revertir un 1-3 y luego atajó otros dos en la definición.

-Al fin conozco al crack del softbol: Bruno Motroni (foto 2 y 7). Buena onda, le cuento de algunas aventuras junto a Serrano y él devuelve en la misma sintonía. Es muy fulba (una de mis más machacadas críticas de los paranaenses por la nota de El Eco), estuvo en la cancha y pregunta: “¿El árbitro estaba comprado, no?

-Nos lleva en su auto a recorrer la ciudad, los hoteles más grosos, la Costanera, el Casino, la portada de LT14 y la gobernación. La costanera es una maravilla, para ir de la mano con tu chica. Un jueves por la noche está re-tranqui, no parece insegura la zona en lo más mínimo, la noche estrellada y la inmensidad del río hacen que Paraná, la ciudad, sea una excusa de la naturaleza misma. Una especie de isla inundada de árboles se encuentra justo frente de donde nosotros nos estacionamos y me cuentan que los entrerrianos no le sacan “jugo” turístico a eso, en cruzar a la misma en balsas o lo que fuere. Pienso: “Lunghi sí le sacaría rédito a eso”. Y, en Baires, ni hablemos. Te cobrarían por solo verlo.

-Le cuento un poco lo que estuve haciendo en Buenos Aires y cuando se entera que trabajé con Tinelli y las notas que se publican en DiarioShow.com, dice que le encantaría hablar con Amalia Granata. (De ahí la nota que subimos al sitio en la sección picante).

-Paraná es una ciudad espectacular, para vivir. Tiene de todo, bingo, casino, peatonal, “sólo le falta shopping”, me dice Mati. Lamentablemente dicen que hay mucha villa también en las afueras. Subimos para el lado del casino y hay una especie de callecita con miradores, espectacular.

-De ahí nos fuimos al boliche, muuy fulba. No recuerdo el nombre, pero estaba rellenito de morochias. Prohíbo que mencionen que soy de Tandil y dialogo un rato en la barra con una chica que es igualita a la actriz de Socias que no es ni Mercedes Morán, ni Nancy Dupláa. Ayer, cuando se lo dije, no me salió el nombre pero ahora lo googleé: Andrea Pietra. Para colmo lo mensajeé a Marton para que me tire el nombre, él que se hace el fanático de ella y el muy puto no me devolvió el centro.

Al rato, cae la barrabrava de Patronato y luego algunos jugadores como el Negro Andrade y Bértoli. Serrano me pide que no me saque una foto con ellos, yo le digo: “De recuerdo” y él me dice que no, que se hacen un poquito las estrellas.

-Bértoli, que lo conoce a Matías, estábamos nosotros tranquilos en una barra y se venía a la misma. Le sacaba tema al relator amigo y éste un poco le cortaba el mambo. Así, dos veces. Una mina que zafaba, le hacía señas desde atrás y de golpe lo abrazó con un meneaito. En otras palabras: se le entregó. Pero él se hizo el gil y luego nos dijo: "Acá me conoce todo el mundo, no me puedo mandar ninguna". Yo estaba tentado a hacerme pasar por hincha del Patrón y decirle: “Qué lindo cómo adornamos al árbitro”. Pero no quería pudrirla, por si acaso…

-Una hora después noto que no es muy cierto eso de que se hacen las divas porque los jugadores se están fotografiando con todo el boliche y hago lo propio. Le pido a una promotora que nos capte y, media hora después, la veo yéndose con el arquero suplente (el de camisa negra en la placa). Pienso qué lindo que es el fútbol.

-A la salida del boliche, piña. Un flaco se la agarró con una mina y su hermana, una rubia alta, lo atacó fieramente. Al muchacho que acompaña a la biarru no le quedó otra que plantarse y así se fueron todos juntitos arafue. Ya en la vía pública, ambos machos fueron debidamente separados pero la rubia estaba intratable e insistía con que tenían que boxear. Pobre su acompañante, estaba sentado en la moto y le decía de irse, pero ella ni ahí. Se hizo un poco aburrido la discusión y nos fuimos así que no vimos el final.

-En el camino de regreso a casa, se me dio por dialogar con cuanta jovata se cruzara y algunas jubiladas se enganchaban. En Paraná, al ser capital de provincia, más del 50% de las mujeres trabaja o trabajó en algo vinculado a la gobernación. Esa estadística me sorprendió porque entre tantas charlas comprobé que era real. Jóvenes y jubiladas, todas pasaron de algún modo u otro por un órgano “oficial”.

-Me levanto al otro día y Serrano torra con ronquidos. Pienso en el portal, siendo las 12:30 y agarro mis cosas y parto. No sabía si volvería o no, por eso ni nota le he dejado… continúa en CHAU ENTRE  RIOS, ¿QUE TAL SANTA FE?

Deja un comentario

Top