Está aquí
Home > Copa - Cosa de Serranos > COSA DE SERRANOS Y EL VIAJE A PARANA

COSA DE SERRANOS Y EL VIAJE A PARANA

Crónica de un viaje pesado y lo que se vendrá…

-A las 21:30 llamo a la terminal y me dicen que hay pasaje, que no me haga drama por eso porque quedan 12. Sale $126.
-Le digo a mi vieja que el viaje es largo y ella me sugiere hacerme unos chegusanes de milanga y que me lleve también unas facturitas, “por si no te dan nada en el micro”.
-Le digo: “No creo que no te den nada, pero hace los sanwiches, si querés”.
-Llamo al remis Alas para las 22.30 y mamá ya tiene la vianda lista.
-Son las 22:35 y le estoy reprochando cosas a mi hermana.
-Agarro la mochila rápido y muevo. Olvidé la vianda.
-A las 22.49 me subo al cole y me dicen que efectivamente no me darán nada de comer.
-La mensajeo a la Kitty contándole.
-Me percato de que el viaje tendrá más paradas que las que te puede otorgar un viagra.
-A saber: Paró en Tapalque, Gral. Alvear, Saladillo, 25 de Mayo, Chivilcoy, Chacabuco, Salto, Pergamino, San Nicolás, Arroyo Seco, Santa Fe y Paraná. Ni hablar el que salió de Mar del Plata y pasó por Balcarce. Si yo estoy escribiendo esta nota parado, ése ni te cuento.
-Veo que el que está en la otra hilera de asientos se parece a Ramos Delgado.
-Le consulto si es nacido en Tandil, para la sección de “parecidos” y me dice que no.
-Me tocó el asiento 1, arriba y adelante del todo. Estadísticamente dicen es el más peligroso, porque lo más seguro es viajar abajo y atrás, sobre el costado derecho,, según antecedentes. 
-Recibo un sms de la Kitty: “Sos boludo. Te quiero”.
-Duermo como un holgazán y me levanto tipo 8. Me vuelvo a dormitar.
-Amanezco a las 10 y estoy llegando a Rosario. Desde entonces agradezco estar adelante del todo, el ventanal me muestra la entrada a la ciudad del Monumento a la Bandera y lo mejor es la autopista que une Rosario de Santa Fe. Lindísima, con paisajes hermosos, muy despejados de a trazos y, por otros, se ven montoncitos de arboleadas. En un momento de la ruta, a 70 o 60 kilómetros más o menos de Santa Fe, hay unos pinos pequeños que cuando crezcan formarán un bosque precioso a la veda de la ruta.
-Otra cosa muy linda es el túnel subfluvial Uranga-Sylvestre Begnis (anteriormente, Hernandarias) que divide las dos provincias. La ciudad de Santa Fe de la propia Paraná (Entre Ríos), que están a escasos 28 kilómetros y separadas, como les digo, de un túnel típico de película yanqui.
-Ya al ingresar a Paraná se nota una ciudad un tanto “desactualizada”, le hace falta un F5, sin chapa ni pintura, digamos. Pero que sigue siendo colorida y que me hace acordar, en sus calles principales y sólo por pasajes a Asunción, porque es movida pero no tan concurrida. De Tandil no veo nada, el hospital de niños San Roque, en algo, pero poco.
-Todavía no conocí la zona de la Costanera y el Parque, pero espero no perdérmelo.
-Fuimos al súper con mi amigo relator (que se comió una rubia Paula de ojos claros el sábado pasado en Paca y me pregunto quién será ella, ja). Almorzamos y acá estamos, tras dialogar con otros muchachos.
-Paraná es la capital del softbol a nivel nacional y tiene al octavo mejor bateador del mundo. Un tal Bruno Motroni con el que tal vez me tome unos mates en un rato. La siesta es sagrada, no anda ni el gato en la calle. Luego me daré una vuelta por la peatonal, la radio La Voz y El Diario, el más importante de la ciudad…

Deja un comentario

COSA DE SERRANOS Y EL VIAJE A PARANA

Crónica de un viaje pesado y lo que se vendrá…

-A las 21:30 llamo a la terminal y me dicen que hay pasaje, que no me haga drama por eso porque quedan 12. Sale $126.
-Le digo a mi vieja que el viaje es largo y ella me sugiere hacerme unos chegusanes de milanga y que me lleve también unas facturitas, “por si no te dan nada en el micro”.
-Le digo: “No creo que no te den nada, pero hace los sanwiches, si querés”.
-Llamo al remis Alas para las 22.30 y mamá ya tiene la vianda lista.
-Son las 22:35 y le estoy reprochando cosas a mi hermana.
-Agarro la mochila rápido y muevo. Olvidé la vianda.
-A las 22.49 me subo al cole y me dicen que efectivamente no me darán nada de comer.
-La mensajeo a la Kitty contándole.
-Me percato de que el viaje tendrá más paradas que las que te puede otorgar un viagra.
-A saber: Paró en Tapalque, Gral. Alvear, Saladillo, 25 de Mayo, Chivilcoy, Chacabuco, Salto, Pergamino, San Nicolás, Arroyo Seco, Santa Fe y Paraná. Ni hablar el que salió de Mar del Plata y pasó por Balcarce. Si yo estoy escribiendo esta nota parado, ése ni te cuento.
-Veo que el que está en la otra hilera de asientos se parece a Ramos Delgado.
-Le consulto si es nacido en Tandil, para la sección de “parecidos” y me dice que no.
-Me tocó el asiento 1, arriba y adelante del todo. Estadísticamente dicen es el más peligroso, porque lo más seguro es viajar abajo y atrás, sobre el costado derecho,, según antecedentes. 
-Recibo un sms de la Kitty: “Sos boludo. Te quiero”.
-Duermo como un holgazán y me levanto tipo 8. Me vuelvo a dormitar.
-Amanezco a las 10 y estoy llegando a Rosario. Desde entonces agradezco estar adelante del todo, el ventanal me muestra la entrada a la ciudad del Monumento a la Bandera y lo mejor es la autopista que une Rosario de Santa Fe. Lindísima, con paisajes hermosos, muy despejados de a trazos y, por otros, se ven montoncitos de arboleadas. En un momento de la ruta, a 70 o 60 kilómetros más o menos de Santa Fe, hay unos pinos pequeños que cuando crezcan formarán un bosque precioso a la veda de la ruta.
-Otra cosa muy linda es el túnel subfluvial Uranga-Sylvestre Begnis (anteriormente, Hernandarias) que divide las dos provincias. La ciudad de Santa Fe de la propia Paraná (Entre Ríos), que están a escasos 28 kilómetros y separadas, como les digo, de un túnel típico de película yanqui.
-Ya al ingresar a Paraná se nota una ciudad un tanto “desactualizada”, le hace falta un F5, sin chapa ni pintura, digamos. Pero que sigue siendo colorida y que me hace acordar, en sus calles principales y sólo por pasajes a Asunción, porque es movida pero no tan concurrida. De Tandil no veo nada, el hospital de niños San Roque, en algo, pero poco.
-Todavía no conocí la zona de la Costanera y el Parque, pero espero no perdérmelo.
-Fuimos al súper con mi amigo relator (que se comió una rubia Paula de ojos claros el sábado pasado en Paca y me pregunto quién será ella, ja). Almorzamos y acá estamos, tras dialogar con otros muchachos.
-Paraná es la capital del softbol a nivel nacional y tiene al octavo mejor bateador del mundo. Un tal Bruno Motroni con el que tal vez me tome unos mates en un rato. La siesta es sagrada, no anda ni el gato en la calle. Luego me daré una vuelta por la peatonal, la radio La Voz y El Diario, el más importante de la ciudad…

Deja un comentario

COSA DE SERRANOS Y EL VIAJE A PARANA

Crónica de un viaje pesado y lo que se vendrá…

-A las 21:30 llamo a la terminal y me dicen que hay pasaje, que no me haga drama por eso porque quedan 12. Sale $126.
-Le digo a mi vieja que el viaje es largo y ella me sugiere hacerme unos chegusanes de milanga y que me lleve también unas facturitas, “por si no te dan nada en el micro”.
-Le digo: “No creo que no te den nada, pero hace los sanwiches, si querés”.
-Llamo al remis Alas para las 22.30 y mamá ya tiene la vianda lista.
-Son las 22:35 y le estoy reprochando cosas a mi hermana.
-Agarro la mochila rápido y muevo. Olvidé la vianda.
-A las 22.49 me subo al cole y me dicen que efectivamente no me darán nada de comer.
-La mensajeo a la Kitty contándole.
-Me percato de que el viaje tendrá más paradas que las que te puede otorgar un viagra.
-A saber: Paró en Tapalque, Gral. Alvear, Saladillo, 25 de Mayo, Chivilcoy, Chacabuco, Salto, Pergamino, San Nicolás, Arroyo Seco, Santa Fe y Paraná. Ni hablar el que salió de Mar del Plata y pasó por Balcarce. Si yo estoy escribiendo esta nota parado, ése ni te cuento.
-Veo que el que está en la otra hilera de asientos se parece a Ramos Delgado.
-Le consulto si es nacido en Tandil, para la sección de “parecidos” y me dice que no.
-Me tocó el asiento 1, arriba y adelante del todo. Estadísticamente dicen es el más peligroso, porque lo más seguro es viajar abajo y atrás, sobre el costado derecho,, según antecedentes. 
-Recibo un sms de la Kitty: “Sos boludo. Te quiero”.
-Duermo como un holgazán y me levanto tipo 8. Me vuelvo a dormitar.
-Amanezco a las 10 y estoy llegando a Rosario. Desde entonces agradezco estar adelante del todo, el ventanal me muestra la entrada a la ciudad del Monumento a la Bandera y lo mejor es la autopista que une Rosario de Santa Fe. Lindísima, con paisajes hermosos, muy despejados de a trazos y, por otros, se ven montoncitos de arboleadas. En un momento de la ruta, a 70 o 60 kilómetros más o menos de Santa Fe, hay unos pinos pequeños que cuando crezcan formarán un bosque precioso a la veda de la ruta.
-Otra cosa muy linda es el túnel subfluvial Uranga-Sylvestre Begnis (anteriormente, Hernandarias) que divide las dos provincias. La ciudad de Santa Fe de la propia Paraná (Entre Ríos), que están a escasos 28 kilómetros y separadas, como les digo, de un túnel típico de película yanqui.
-Ya al ingresar a Paraná se nota una ciudad un tanto “desactualizada”, le hace falta un F5, sin chapa ni pintura, digamos. Pero que sigue siendo colorida y que me hace acordar, en sus calles principales y sólo por pasajes a Asunción, porque es movida pero no tan concurrida. De Tandil no veo nada, el hospital de niños San Roque, en algo, pero poco.
-Todavía no conocí la zona de la Costanera y el Parque, pero espero no perdérmelo.
-Fuimos al súper con mi amigo relator (que se comió una rubia Paula de ojos claros el sábado pasado en Paca y me pregunto quién será ella, ja). Almorzamos y acá estamos, tras dialogar con otros muchachos.
-Paraná es la capital del softbol a nivel nacional y tiene al octavo mejor bateador del mundo. Un tal Bruno Motroni con el que tal vez me tome unos mates en un rato. La siesta es sagrada, no anda ni el gato en la calle. Luego me daré una vuelta por la peatonal, la radio La Voz y El Diario, el más importante de la ciudad…

Deja un comentario

Top