Está aquí
Home > Deportes > ¿POR QUE EL CABEZON MICHEL NO ESTA JUGANDO EN UNA CATEGORIA SUPERIOR?

¿POR QUE EL CABEZON MICHEL NO ESTA JUGANDO EN UNA CATEGORIA SUPERIOR?

Daniel Dorta con todo su cariño y conocimiento por el fútbol, y por Martín en particular, también se hizo parte de este sitio con la siguiente crónica que compartimos. Y una perlita: la foto del pequeño Michel como pensando en su futuro… (Mañana opinan Richard y Horacio Rodríguez).

Ante la pregunta “Porqué el Cabezón Michel no juega en una categoría superior?” voy a tratar de ser lo más claro posible.

En primer lugar debo decirles que a Martín lo conozco desde que tenía 6 años, cuando con sus padres vinieron a vivir al barrio, casa por medio. Enseguida, también comenzó a ir a la Escuela de Fútbol Bambinos.-
 
No era a esa edad el pibe que se destaca del resto, pero sí era muy obediente con todas las indicaciones que le dábamos Marcelo Arias y yo. Cuando tenía 9 años, fuimos a jugar un torneo a Chascomús con la clase 83´ y ahí hay una linda anécdota.-
 
Como se jugaba una semana completa en Chascomús, (de sábado al domingo de la otra semana), y se alojaban en casas de familias del club organizador, les pedimos a todos los padres la autorización para llevarlos a jugar. Salíamos un sábado por la mañana, y el día viernes viene Carlos, su padre a decirme que Martín no quería ir. Fui a la casa a tratar de convencerlo, pero estaba muy seguro y llorando me decía que no quería viajar.- 
 
Me volví a casa ya pensando que iba con 9 jugadores (era un torneo de Baby Fútbol), y esperando a las 21:30 hs. para llamar a la gente de Chascomús y avisarle que el chico que ellos iban a alojar, no viajaba.
 
A las 21 hs., timbre; Carlos y Patricia a decirme que sí, Martín quería viajar. Todo solucionado. Diez menos cuarto de la noche, vienen otra vez pero para decirme que otra vez estaba empacado y no quería ir. Hasta que a las 11 de la noche se decidió y dijo que viajaba. Para que no tuviese problemas la familia que lo iba a hospedar, le pedimos con mi señora que lo pusiesen junto a otro chico de acá. Así estuvo alojado con Paquito Caballero. Jugó el torneo sin problemas, muy bien atendido y lo más grande fue que cuando a los 10 días teníamos que volver, lloraba porque quería quedarse. En ese equipo estaban; Manuel Selpa, Marcelo Rébori, Martín Corda, Santiago Ibáñez, Sergio Caballero, Juan Manuel Prioletta, Luciano Torres, Sebastián Ibáñez, Carlos Bottegaro y Martín.
 
En cancha grande debuta en la 10ma división con un año menos y jugando de 4 (aunque ud. no lo crea). Ese año  le sirvió de mucho porque se notó la diferencia con los chicos de su categoría en el año siguiente. Ya empezó a jugar como enganche y con Horacio Blanco veíamos que su evolución era muy buena.-
 
Creo que unos de los motivos por el cual no juega en una categoría superior, es que no tuvo la oportunidad de probarse a los 15/16 años, donde los chicos van aprendiendo otras cosas aparte del fútbol, que lo hacen fuerte para una futura carrera futbolística.
 
La dirigencia no compartía nuestro criterio en cuanto a su capacidad, para probar suerte en un club de nivel superior, porque consideraba que no tenía la “contextura física adecuada".
Nos decían que era chiquito y gordito. Veíamos la condiciones técnicas; buen dominio de pelota, buena pegada, buena protección del balón, por supuesto que cabecea bien, buena gambeta, guapo, y le fue agregando ese cambio de ritmo que hoy tiene que lo hace desequilibrante.
 
Cuando tuvo su oportunidad, creo que a los 23 ó 24 años, de ir a Italia, una lesión y una falta de “entrenamiento” para afrontar la lejanía de su hogar, lo marginaron. Luego Quilmes, donde tras unos meses de aclimatación al medio, otra vez una lesión lo complicó, y no sé si hubo algún desencuentro con el técnico.
 
Otro de los motivos por el cual creo que no está en una categoría superior, es que “no me hace caso”….  Siempre le he dicho que tiene que aprender a elegir los lugares adecuados para gambetear. Pero es tanto lo que quiere estar siempre en contacto con la pelota, que gambetea donde más le gusta a los rivales: en mitad de cancha. En esa zona se hace golpear inútilmente. Si gambetea en la cercanía del área, el defensor se cuida mucho más de golpearlo.
 
Y otro motivo es su temperamento; que muchas veces (o casi siempre) le juega en contra, porque empieza a fastidiarse y a protestar ganándose amarillas innecesarias.
 
Sin dudas es el jugador con más condiciones del fútbol local, que creo, todavía puede jugar en una categoría superior.

Deja un comentario

¿POR QUE EL CABEZON MICHEL NO ESTA JUGANDO EN UNA CATEGORIA SUPERIOR?

Daniel Dorta con todo su cariño y conocimiento por el fútbol, y por Martín en particular, también se hizo parte de este sitio con la siguiente crónica que compartimos. Y una perlita: la foto del pequeño Michel como pensando en su futuro… (Mañana opinan Richard y Horacio Rodríguez).

Ante la pregunta “Porqué el Cabezón Michel no juega en una categoría superior?” voy a tratar de ser lo más claro posible.

En primer lugar debo decirles que a Martín lo conozco desde que tenía 6 años, cuando con sus padres vinieron a vivir al barrio, casa por medio. Enseguida, también comenzó a ir a la Escuela de Fútbol Bambinos.-
 
No era a esa edad el pibe que se destaca del resto, pero sí era muy obediente con todas las indicaciones que le dábamos Marcelo Arias y yo. Cuando tenía 9 años, fuimos a jugar un torneo a Chascomús con la clase 83´ y ahí hay una linda anécdota.-
 
Como se jugaba una semana completa en Chascomús, (de sábado al domingo de la otra semana), y se alojaban en casas de familias del club organizador, les pedimos a todos los padres la autorización para llevarlos a jugar. Salíamos un sábado por la mañana, y el día viernes viene Carlos, su padre a decirme que Martín no quería ir. Fui a la casa a tratar de convencerlo, pero estaba muy seguro y llorando me decía que no quería viajar.- 
 
Me volví a casa ya pensando que iba con 9 jugadores (era un torneo de Baby Fútbol), y esperando a las 21:30 hs. para llamar a la gente de Chascomús y avisarle que el chico que ellos iban a alojar, no viajaba.
 
A las 21 hs., timbre; Carlos y Patricia a decirme que sí, Martín quería viajar. Todo solucionado. Diez menos cuarto de la noche, vienen otra vez pero para decirme que otra vez estaba empacado y no quería ir. Hasta que a las 11 de la noche se decidió y dijo que viajaba. Para que no tuviese problemas la familia que lo iba a hospedar, le pedimos con mi señora que lo pusiesen junto a otro chico de acá. Así estuvo alojado con Paquito Caballero. Jugó el torneo sin problemas, muy bien atendido y lo más grande fue que cuando a los 10 días teníamos que volver, lloraba porque quería quedarse. En ese equipo estaban; Manuel Selpa, Marcelo Rébori, Martín Corda, Santiago Ibáñez, Sergio Caballero, Juan Manuel Prioletta, Luciano Torres, Sebastián Ibáñez, Carlos Bottegaro y Martín.
 
En cancha grande debuta en la 10ma división con un año menos y jugando de 4 (aunque ud. no lo crea). Ese año  le sirvió de mucho porque se notó la diferencia con los chicos de su categoría en el año siguiente. Ya empezó a jugar como enganche y con Horacio Blanco veíamos que su evolución era muy buena.-
 
Creo que unos de los motivos por el cual no juega en una categoría superior, es que no tuvo la oportunidad de probarse a los 15/16 años, donde los chicos van aprendiendo otras cosas aparte del fútbol, que lo hacen fuerte para una futura carrera futbolística.
 
La dirigencia no compartía nuestro criterio en cuanto a su capacidad, para probar suerte en un club de nivel superior, porque consideraba que no tenía la “contextura física adecuada".
Nos decían que era chiquito y gordito. Veíamos la condiciones técnicas; buen dominio de pelota, buena pegada, buena protección del balón, por supuesto que cabecea bien, buena gambeta, guapo, y le fue agregando ese cambio de ritmo que hoy tiene que lo hace desequilibrante.
 
Cuando tuvo su oportunidad, creo que a los 23 ó 24 años, de ir a Italia, una lesión y una falta de “entrenamiento” para afrontar la lejanía de su hogar, lo marginaron. Luego Quilmes, donde tras unos meses de aclimatación al medio, otra vez una lesión lo complicó, y no sé si hubo algún desencuentro con el técnico.
 
Otro de los motivos por el cual creo que no está en una categoría superior, es que “no me hace caso”….  Siempre le he dicho que tiene que aprender a elegir los lugares adecuados para gambetear. Pero es tanto lo que quiere estar siempre en contacto con la pelota, que gambetea donde más le gusta a los rivales: en mitad de cancha. En esa zona se hace golpear inútilmente. Si gambetea en la cercanía del área, el defensor se cuida mucho más de golpearlo.
 
Y otro motivo es su temperamento; que muchas veces (o casi siempre) le juega en contra, porque empieza a fastidiarse y a protestar ganándose amarillas innecesarias.
 
Sin dudas es el jugador con más condiciones del fútbol local, que creo, todavía puede jugar en una categoría superior.

Deja un comentario

Top