Está aquí
Home > Noches y Espectáculos > LA HOLY WEEK FEST SIGUE CRECIENDO

LA HOLY WEEK FEST SIGUE CRECIENDO

Puntos altos y algunas fotos de una noche que estuvo piola. Los detalles en Cosa de Serranos.

Ya se sabe que GNC es un popular grupo de amigos que tiene como excusa jugar al rugby y divertirse pero, además, cuentan con buenas aptitudes de organización y ayer nuevamente se dio el caso de una fiesta a la que tildaron Holy Week Fest y que sigue creciendo, año tras año, desde varios puntos de vista.

Los organizadores estaban exaltados y no era para menos, desde hace rato que le vienen metiendo garra en la organización del evento. Habían señado el local de la Cámara Empresaria pero cerca de la fecha CET finalmente les bajó el pulgar y los tuvo que resarcir económicamente. Luego, se inclinaron por Unión y Progreso y pese a la lejanía se pudo ver largas colas de autos y autos estacionados. Al cotillón este año GNC le añadió una frutillita de postre. Fran Luna estaba en llamas, “¡metimos a Comanche!””, gritaba y se golpeaba el pecho.

A Jorge Rusconi y Fico Mourrut se los vio desaforados arriba del escenario, en la presentación del popular grupo cumbianchero que puso locos a todos los presentes.

Maxi Berardozzi hizo las veces de guardaespaldas, vaso en mano, bajando a las minitas que estaban desesperadas por bailotear arriba de la tarima.

Una vez más GNC no falló en la distribución del alcohol y, de hecho, hubo varios “muertos” (como se puede apreciar en alguna foto) que “caducaron” o “mocharon” demasiado temprano.

Hubo dos presencias estelares. Una fue la de Pico Mónaco que, flanqueado por sus inseparables amigos Pájaro Di Matteo y Negro Lasarte, movió un poco las caderas y le puso onda, siempre mostrándose humilde y con perfil bajo, sin llamar la atención y muy cerca de la puerta de salida. Otro que también trató de no exponerse demasiado fue Juan Martín Del Potro a quien se lo vio muy "pancho" cerca de una de las barras dialogando con Francisco Osa y otros amigos.

La seguridad estuvo bien distribuida, no hubo sobresaltos en ese sentido pero la poca capacidad de los baños hizo que mucha gente tenga que salir de la fiesta para hacer un “pichín” en la calle y para las mujeres eso suele ser muy incómodo.

A eso de las 5, un grupo de vecinos se quejó por los jóvenes que se colaban en sus veredas y zaguanes para orinar y haciendo a su vez bochinche. No fue necesario que llamen a la policía porque los propios guardias de la fiesta dispersaron el área.

Causó gracia verlo a Juan Pablo Osa sacado, en cueros, arriba del escenario bailando. Y después se vio de todo un poco, muchos chapas, encuentros y desencuentros, fumancheros a la vuelta del Unión y Progreso y una capacidad de lugar que no se vio colapsada en ningún momento, aunque la fiesta se podría decir que estuvo bien rellenita.

GNC sigue forjando una noche al año, en Semana Santa, y prometen seguir creciendo los chicos. Todo lo recaudado será destinado a una gira que harán, tarde o temprano, a un destino todavía indefinido. Tiempo atrás lograron viajar a Ushuaia pero tampoco le escatiman en gastos para garantizar diversión, por caso, ayer invirtieron entre honorarios y traslados cinco mil pesos para convocar al grupo Comanche. Ojalá les haya dado buenos resultados, en todo sentido, y no dudamos de que la Holy Week Fest se repitirá en 2011.

Deja un comentario

LA HOLY WEEK FEST SIGUE CRECIENDO

Puntos altos y algunas fotos de una noche que estuvo piola. Los detalles en Cosa de Serranos.

Ya se sabe que GNC es un popular grupo de amigos que tiene como excusa jugar al rugby y divertirse pero, además, cuentan con buenas aptitudes de organización y ayer nuevamente se dio el caso de una fiesta a la que tildaron Holy Week Fest y que sigue creciendo, año tras año, desde varios puntos de vista.

Los organizadores estaban exaltados y no era para menos, desde hace rato que le vienen metiendo garra en la organización del evento. Habían señado el local de la Cámara Empresaria pero cerca de la fecha CET finalmente les bajó el pulgar y los tuvo que resarcir económicamente. Luego, se inclinaron por Unión y Progreso y pese a la lejanía se pudo ver largas colas de autos y autos estacionados. Al cotillón este año GNC le añadió una frutillita de postre. Fran Luna estaba en llamas, “¡metimos a Comanche!””, gritaba y se golpeaba el pecho.

A Jorge Rusconi y Fico Mourrut se los vio desaforados arriba del escenario, en la presentación del popular grupo cumbianchero que puso locos a todos los presentes.

Maxi Berardozzi hizo las veces de guardaespaldas, vaso en mano, bajando a las minitas que estaban desesperadas por bailotear arriba de la tarima.

Una vez más GNC no falló en la distribución del alcohol y, de hecho, hubo varios “muertos” (como se puede apreciar en alguna foto) que “caducaron” o “mocharon” demasiado temprano.

Hubo dos presencias estelares. Una fue la de Pico Mónaco que, flanqueado por sus inseparables amigos Pájaro Di Matteo y Negro Lasarte, movió un poco las caderas y le puso onda, siempre mostrándose humilde y con perfil bajo, sin llamar la atención y muy cerca de la puerta de salida. Otro que también trató de no exponerse demasiado fue Juan Martín Del Potro a quien se lo vio muy "pancho" cerca de una de las barras dialogando con Francisco Osa y otros amigos.

La seguridad estuvo bien distribuida, no hubo sobresaltos en ese sentido pero la poca capacidad de los baños hizo que mucha gente tenga que salir de la fiesta para hacer un “pichín” en la calle y para las mujeres eso suele ser muy incómodo.

A eso de las 5, un grupo de vecinos se quejó por los jóvenes que se colaban en sus veredas y zaguanes para orinar y haciendo a su vez bochinche. No fue necesario que llamen a la policía porque los propios guardias de la fiesta dispersaron el área.

Causó gracia verlo a Juan Pablo Osa sacado, en cueros, arriba del escenario bailando. Y después se vio de todo un poco, muchos chapas, encuentros y desencuentros, fumancheros a la vuelta del Unión y Progreso y una capacidad de lugar que no se vio colapsada en ningún momento, aunque la fiesta se podría decir que estuvo bien rellenita.

GNC sigue forjando una noche al año, en Semana Santa, y prometen seguir creciendo los chicos. Todo lo recaudado será destinado a una gira que harán, tarde o temprano, a un destino todavía indefinido. Tiempo atrás lograron viajar a Ushuaia pero tampoco le escatiman en gastos para garantizar diversión, por caso, ayer invirtieron entre honorarios y traslados cinco mil pesos para convocar al grupo Comanche. Ojalá les haya dado buenos resultados, en todo sentido, y no dudamos de que la Holy Week Fest se repitirá en 2011.

Deja un comentario

LA HOLY WEEK FEST SIGUE CRECIENDO

Puntos altos y algunas fotos de una noche que estuvo piola. Los detalles en Cosa de Serranos.

Ya se sabe que GNC es un popular grupo de amigos que tiene como excusa jugar al rugby y divertirse pero, además, cuentan con buenas aptitudes de organización y ayer nuevamente se dio el caso de una fiesta a la que tildaron Holy Week Fest y que sigue creciendo, año tras año, desde varios puntos de vista.

Los organizadores estaban exaltados y no era para menos, desde hace rato que le vienen metiendo garra en la organización del evento. Habían señado el local de la Cámara Empresaria pero cerca de la fecha CET finalmente les bajó el pulgar y los tuvo que resarcir económicamente. Luego, se inclinaron por Unión y Progreso y pese a la lejanía se pudo ver largas colas de autos y autos estacionados. Al cotillón este año GNC le añadió una frutillita de postre. Fran Luna estaba en llamas, “¡metimos a Comanche!””, gritaba y se golpeaba el pecho.

A Jorge Rusconi y Fico Mourrut se los vio desaforados arriba del escenario, en la presentación del popular grupo cumbianchero que puso locos a todos los presentes.

Maxi Berardozzi hizo las veces de guardaespaldas, vaso en mano, bajando a las minitas que estaban desesperadas por bailotear arriba de la tarima.

Una vez más GNC no falló en la distribución del alcohol y, de hecho, hubo varios “muertos” (como se puede apreciar en alguna foto) que “caducaron” o “mocharon” demasiado temprano.

Hubo dos presencias estelares. Una fue la de Pico Mónaco que, flanqueado por sus inseparables amigos Pájaro Di Matteo y Negro Lasarte, movió un poco las caderas y le puso onda, siempre mostrándose humilde y con perfil bajo, sin llamar la atención y muy cerca de la puerta de salida. Otro que también trató de no exponerse demasiado fue Juan Martín Del Potro a quien se lo vio muy "pancho" cerca de una de las barras dialogando con Francisco Osa y otros amigos.

La seguridad estuvo bien distribuida, no hubo sobresaltos en ese sentido pero la poca capacidad de los baños hizo que mucha gente tenga que salir de la fiesta para hacer un “pichín” en la calle y para las mujeres eso suele ser muy incómodo.

A eso de las 5, un grupo de vecinos se quejó por los jóvenes que se colaban en sus veredas y zaguanes para orinar y haciendo a su vez bochinche. No fue necesario que llamen a la policía porque los propios guardias de la fiesta dispersaron el área.

Causó gracia verlo a Juan Pablo Osa sacado, en cueros, arriba del escenario bailando. Y después se vio de todo un poco, muchos chapas, encuentros y desencuentros, fumancheros a la vuelta del Unión y Progreso y una capacidad de lugar que no se vio colapsada en ningún momento, aunque la fiesta se podría decir que estuvo bien rellenita.

GNC sigue forjando una noche al año, en Semana Santa, y prometen seguir creciendo los chicos. Todo lo recaudado será destinado a una gira que harán, tarde o temprano, a un destino todavía indefinido. Tiempo atrás lograron viajar a Ushuaia pero tampoco le escatiman en gastos para garantizar diversión, por caso, ayer invirtieron entre honorarios y traslados cinco mil pesos para convocar al grupo Comanche. Ojalá les haya dado buenos resultados, en todo sentido, y no dudamos de que la Holy Week Fest se repitirá en 2011.

Deja un comentario

Top