Está aquí
Home > Todo y Nada > DON RAMON FUE UNA BUENA ELECCION DE JUEVES

DON RAMON FUE UNA BUENA ELECCION DE JUEVES

Ayer por la noche se puso el boliche nuevo de la calle Santamarina, Cosa de Serranos fue testigo. Parece que la gente se está copando con la buena estructura que presenta, aunque hubo dolor de cabeza con las chequeras.
Entre las 3 y las 4 de la madrugada de este viernes, Don Ramón, el nuevo boliche tandilense que yace sobre la avenida Santamarina, se colmó de gente. Con buena onda, música de actualidad y mucha atención de meseras y barras, el nuevo local le hizo honor a su interesante estructura y pinta para seguir creciendo como una referencia de la noche de Tandil.

Hasta tarde se pudo vivir una agradable jornada nocturna colmada de jóvenes, con mucha diversión y ningún disturbio. En general, Don Ramón se viene posicionando de la mejor manera y ayer y seguramente hoy y mañana, además, se pudieron ver algunas “caras nuevas” de turistas jóvenes que vinieron a la ciudad como los casos de las dos chicas porteñas que se pueden apreciar en la segunda imagen de esta nota.

Valgan dos salvedades del boliche a tener en cuenta, las colas de los baños se vieron colapsados de gente esperando (sobre todo en el caso de las mujeres), un tema a mejorar y, por otro lado, un detalle a pulir más temprano que tarde podría ser el tema de las chequeras. Cosa de Serranos constató que, por lo menos, tres personas perdieron la cuponera y se vieron en problemas a la hora de salir del local. Como dice el refrán, “más vale pájaro en mano que cien volando”, la recomendación para el boliche sería que cobre por cada trago en el acto y no se arriesguen a este método que supo ser novedoso en tiempos de Yamó. La gente de Tandil tal vez se acostumbre con el tiempo, pero en general los jóvenes no suelen estar muy pendientes de una entrada e, incluso, este método es poco utilizado en otros importantes boliches de Capital Federal.

Deja un comentario

DON RAMON FUE UNA BUENA ELECCION DE JUEVES

Ayer por la noche se puso el boliche nuevo de la calle Santamarina, Cosa de Serranos fue testigo. Parece que la gente se está copando con la buena estructura que presenta, aunque hubo dolor de cabeza con las chequeras.
Entre las 3 y las 4 de la madrugada de este viernes, Don Ramón, el nuevo boliche tandilense que yace sobre la avenida Santamarina, se colmó de gente. Con buena onda, música de actualidad y mucha atención de meseras y barras, el nuevo local le hizo honor a su interesante estructura y pinta para seguir creciendo como una referencia de la noche de Tandil.

Hasta tarde se pudo vivir una agradable jornada nocturna colmada de jóvenes, con mucha diversión y ningún disturbio. En general, Don Ramón se viene posicionando de la mejor manera y ayer y seguramente hoy y mañana, además, se pudieron ver algunas “caras nuevas” de turistas jóvenes que vinieron a la ciudad como los casos de las dos chicas porteñas que se pueden apreciar en la segunda imagen de esta nota.

Valgan dos salvedades del boliche a tener en cuenta, las colas de los baños se vieron colapsados de gente esperando (sobre todo en el caso de las mujeres), un tema a mejorar y, por otro lado, un detalle a pulir más temprano que tarde podría ser el tema de las chequeras. Cosa de Serranos constató que, por lo menos, tres personas perdieron la cuponera y se vieron en problemas a la hora de salir del local. Como dice el refrán, “más vale pájaro en mano que cien volando”, la recomendación para el boliche sería que cobre por cada trago en el acto y no se arriesguen a este método que supo ser novedoso en tiempos de Yamó. La gente de Tandil tal vez se acostumbre con el tiempo, pero en general los jóvenes no suelen estar muy pendientes de una entrada e, incluso, este método es poco utilizado en otros importantes boliches de Capital Federal.

Deja un comentario

Top